El sueño americano despunta en Canadá

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 45s.

El producto interior bruto y otros datos económicos muestran que EE.UU. sigue siendo uno de los países más prósperos del mundo. Pero eso no quiere decir que haya más oportunidades para todos. Más bien, lo contrario: un análisis del New York Times puso de relieve hace unos meses que la clase media y los de menos ingresos son más pobres en EE.UU. que en otros países ricos. Ahora, un estudio de la Brookings Institution revela que Canadá está tomando la delantera en términos de movilidad social.

El análisis del New York Times cubre un período de 35 años. Pero las diferencias quedan más patentes en la década 2000-2010. En 2010, la renta media per cápita en EE.UU. era de 18.700 dólares (lo que equivale a una renta media de 75.000 dólares para un hogar de cuatro personas). Esto supone un 20% más que en 1980, pero hay que tener en cuenta que desde el año 2000 apenas ha habido variaciones.

En cambio, entre 2000 y 2010, la renta media per cápita subió un 20% en Gran Bretaña, y un 14% en Holanda. En ese mismo período, también subió un 20% en Canadá, alcanzando el equivalente a los 18.700 dólares estadounidenses.

Además de haber igualado la renta media per cápita de EE.UU., en Canadá ha aumentado la movilidad social durante la última década

Además, el 20% más pobre de EE.UU. gana menos que los del mismo nivel en Canadá, Suecia, Noruega, Finlandia y Holanda. Hace 35 años, era en EE.UU. donde más ganaban.

Estos datos cuadran con la tendencia que observó el Pew Research Center a partir de las estadísticas de la Oficina del Censo: entre 2001 y 2011, la clase media de EE.UU. se ha reducido y ha retrocedido en ingresos y patrimonio. También han salido perdiendo los del nivel de renta más bajo, mientras que la riqueza media de la clase más alta es la única que ha crecido (cfr. Aceprensa, 29-08-2012).

Menos techos y suelos de cristal en Canadá
¿Qué ha ocurrido en Canadá en el mismo período? Además de haber igualado la renta media per cápita de EE.UU., algo que ha conseguido sobre todo en la década 2000-2010, en Canadá ha aumentado la movilidad social. Un análisis de Richard V. Reeves y Pete Rodrigue, del Center on Children and Families de la Brookings Institution, señala algunos datos ilustrativos.

La probabilidad de que los hijos de familias pobres mejoren su situación es mayor en Canadá. Los niños canadienses nacidos en el 10% más pobre tienen una probabilidad del 38% de alcanzar la mitad superior de la escala social cuando sean adultos; en EE.UU., esa probabilidad es del 30%.

En Canadá también hay más probabilidades de romper el ciclo de la pobreza. El 16% de los niños canadienses nacidos en el 10% más pobre seguirán ganando tan poco como sus padres cuando sean adultos; en EE.UU. el porcentaje de los quedan atrapados en ese nivel de renta es el 22%.

La clase media y los de menos ingresos son más pobres en EE.UU. que en otros países ricos

Otro dato que indica la mayor movilidad social de Canadá es que allí solo el 18% de los niños nacidos en el 10% más rico consigue mantenerse en el nivel de ingresos de sus padres cuando son adultos; en EE.UU. son el 26%. Además, el 8,4% de los niños canadienses en ese nivel desciende al 10% más pobre en comparación con el 3% de los estadounidenses.

Como se ve, en Canadá es más probable que el ascenso y el descenso en la escala social se corresponda con los méritos propios: del mismo modo que los hijos de los pobres encuentran menos techos de cristal, los de los ricos están protegidos por menos suelos de cristal.

Para Reeves y Rodrigue, la experiencia de Canadá debería llevar a EE.UU. a preguntarse si los programas del gobierno destinados a impulsar las oportunidades, así como los que pretenden atajar la desigualdad de ingresos, están resultando eficaces y beneficiosos para la movilidad social.

De todos modos, una cosa está clara: lo que de verdad es “una mezcla tóxica es la combinación de la elevada desigualdad y la baja movilidad social”, concluyen los economistas de la Brookings.