El mundo mejora, con 54 excepciones

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El desarrollo ha retrocedido en 54 países, que entre todos suman el 12% de la población mundial. Así lo dice el Informe sobre Desarrollo Humano 2003, que se presentó la semana pasada. Las naciones que van a peor se concentran en África subsahariana, Asia meridional y el territorio de la antigua Unión Soviética.

Este año, el Informe, que elabora el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), se centra en el cumplimiento de los objetivos adoptados en la “Cumbre del Milenio”, convocada por la ONU en el año 2000. En aquella ocasión, los representantes de 189 países se comprometieron a aunar esfuerzos para alcanzar determinadas metas de desarrollo en los países pobres. Según el Informe, hasta hoy el balance es gris: en algunas regiones del mundo se observa una evolución positiva, pero otras -especialmente las más desaventajadas- están yendo hacia atrás.

La principal meta de la “Cumbre del Milenio” es que en 2015 se haya reducido a la mitad el número de personas en situación de “pobreza extrema” (con ingresos inferiores a 1 dólar diario, según la definición convencional). Pues bien, hasta donde llegan los datos reunidos en el Informe del PNUD, el número de personas que viven con menos de 1 dólar al día ha aumentado en África subsahariana, de 214 millones en 1990 a 315 millones en 1999. También ha habido aumento en Latinoamérica y en los ex satélites soviéticos. En las demás regiones, el número va en disminución.

Algo similar ocurre con el índice de personas malnutridas. El 40% se concentra en Asia meridional, pero ahí la tasa va disminuyendo, con excepciones como Afganistán. En cambio, en África, que presenta un índice del 22%, la mayoría de los países han empeorado. Por ejemplo, la República Democrática de Congo ha pasado del 30% a más del 70% de malnutridos.

Otra meta de la “Cumbre del Milenio” es la escolarización primaria universal. Este es el punto en el que se han logrado los mayores progresos, incluso en África subsahariana, que ha subido del 55% al 59% en la década pasada. La mejora ha sido pronunciada en Asia meridional, Latinoamérica y los países árabes. El único descenso se ha registrado en Asia oriental y el Pacífico, si bien en 2000 la tasa todavía estaba por encima del 90%.

La mortalidad infantil se ha reducido en todas las regiones. Pero las medias esconden excepciones: Sierra Leona, Níger, Liberia y Somalia, en África; Irak y Kazajstán, en Asia.

Los países que retroceden, subraya el Informe sobre Desarrollo Humano 2003, padecen problemas de índole estructural, no simples malas rachas propias de los ciclos económicos. El caso de África es significativo. Allí, las guerras, además de agravar la miseria, espantan a los inversores y aumentan los gastos militares, que detraen recursos de otras partidas vitales para el desarrollo (sanidad, educación, infraestructuras…).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares