El efecto de la globalización en el empleo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Si antes las críticas a la globalización venían de los países invadidos por los productos de Occidente, tras la recesión protesta la clase trabajadora de los países ricos, que ve emigrar empleos y llegar inmigrantes que compiten con ella por los puestos de trabajo. Este ha sido uno de los principales temas de la campaña electoral de Donald Trump. Una serie de tres artículos analiza la cuestión.

1. La difícil tarea de repatriar los empleos
Dentro de sus promesas electorales, Donald Trump ha anunciado su propósito de “repatriar los empleos”. Se trata de los puestos de trabajo perdidos en las manufacturas de EE.UU. por la importación de mercancías más baratas de países menos desarrollados y por la práctica de multinacionales americanas de trasladar la fabricación a países con salarios más bajos. Pero repatriar el empleo puede ser más difícil que repatriar tropas. Este proteccionismo de Trump va contra las tendencias económicas que han impulsado la globalización.

2. Queremos más inmigrantes, presidente
¿Realmente los inmigrantes quitan empleos a los nacionales? Depende de distintos factores, como la proporción de empleos de baja cualificación, la coyuntura económica, la magnitud y la composición de la fuerza laboral nativa. En Estados Unidos, empresarios de varios sectores quieren que vengan más extranjeros, porque no logran cubrir los puestos vacantes.

3. EE.UU.: ¿Deportaciones masivas? No es tan sencillo…
El futuro presidente Trump puede encontrar varios obstáculos en su meta de expulsar a millones de “sin papeles”. No todas las autoridades locales están dispuestas a colaborar para identificarlos, y en todo caso el servicio federal de inmigración está al límite de sus posibilidades.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares