EE.UU: las empresas premian con años sabáticos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una de cada cinco grandes empresas norteamericanas concede permisos sabáticos de hasta un año, y generalmente pagados, a los buenos empleados para que los dediquen a tareas de su interés. Con esta medida, la empresa, a la vez que difunde una imagen de generosidad, consigue que los mejores empleados continúen en ella.

Según el Conference Board, organismo de investigaciones sobre economía y empresa de Nueva York, el 20% de las 500 mayores empresas norteamericanas seleccionadas por la revista Fortune, ofrecían estas ventajas. Pero el Instituto de Investigación de Tendencias (TRI) de Rhinebeck, Nueva York, estima que sólo un 5% ofrecen a sus empleados la posibilidad de pedir un año sabático a condición de dedicarlo a trabajar en servicios de interés social sin ánimo de lucro.

Las condiciones para poder disfrutar de meses o un año sabático varían de una empresa a otra. Xerox, que lleva 26 años ofreciendo este permiso, exige que el empleado lo sea a jornada completa y con al menos tres años de antigüedad. Los empleados reciben el salario completo y pueden estar fuera hasta un año. En American Express -cuenta el International Herald Tribune (23-IX-96)-, los candidatos han de llevar al menos 10 años en la empresa, y tres años con informes que acrediten su buen rendimiento laboral. Las vacaciones sabáticas también duran hasta un año. De las 35 solicitudes del año pasado, la empresa aceptó 15.

En Estados Unidos, los años sabáticos empezaron en la década de 1970. Eran un recurso que utilizaban las empresas pequeñas pero de alta tecnología para retener a sus talentos y reclutar a otros que podían también estar interesados en trabajar para alguna gran compañía.

Pero estos programas han sido mucho más corrientes tras el hundimiento de los mercados financieros en 1987. “La gente empezó a reconsiderar sus vidas buscando parámetros del éxito distintos de las meras ganancias”, señala Gerald Celente, director del TRI.

En la mayoría de las empresas, los empleados que se marchan durante un periodo sabático regresan luego a sus antiguos puestos o a posiciones de nivel similar. Pero no todos corren la misma suerte.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares