EE.UU.: abismo salarial entre altos directivos y trabajadores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Que un alto directivo gana más que el trabajador medio es algo sabido y hasta aceptado. Pero, hasta el más acérrimo partidario de la economía del mercado se puede ver sorprendido por un reciente estudio sobre esas diferencias, que más bien son abismos, en los Estados Unidos. Bajo el significativo título de A Decade of Executive Excess se acaba de publicar la sexta encuesta anual sobre sueldos y compensaciones monetarias en dicho país, realizada por el Institute for Policy Studies and United for a Fair Economy.

Una de sus conclusiones es que, si a principios de los 80 la diferencia entre lo que ganaba un alto directivo y un trabajador medio era de 42 a 1, en la década de los 90 se ha multiplicado por diez: 419 a 1. Otro dato llamativo: si los sueldos de los trabajadores medios hubieran crecido al mismo ritmo que el de los altos ejecutivos… estarían ganando ahora cerca de 110.000 dólares al año y no los 29.000 dólares que por término medio ganan. Y más aún: el salario mínimo por hora sería de 22 dólares y no los actuales 5.

Evidentemente, la encuesta considera remuneración no sólo el salario sino todo tipo de compensación monetaria, como bonos de fin de año, porcentajes sobre beneficios, etc. Si tenemos en cuenta la subida de la Bolsa y la bonanza económica de los últimos años, es razonable pensar que gran parte del dinero que ganan los altos directivos se debe a estas circunstancias. Así quizás es explicable que un alto ejecutivo a principios de los 90 ganase en total 1,8 millones de dólares y que hoy reciba 10,6 millones. Sin embargo, esto no acaba de explicar por qué en 1998 los trabajadores sólo consiguieron un aumento salarial medio del 2,7% mientras que los altos ejecutivos (bonos y demás aparte) tuvieron un incremento del 36%.

La teoría de que si una empresa va bien, todos en ella (altos directivos, mandos medios y trabajadores) son responsables y por lo tanto todos deben compartir la buena fortuna, parece no estar de moda. La retribución total de los altos directivos en los últimos quince años se ha multiplicado por cinco: tres veces más que los propios beneficios empresariales y siete más que los salarios de los trabajadores de fábrica.

Los defensores de los altos ejecutivos alegan que éstos han sido los verdaderos artífices de la buena marcha de las empresas en los últimos años. También se razona, al igual que en el caso de los sueldos de algunos deportistas profesionales, que todo esto es una cuestión de demanda y oferta: si no estás dispuesto a pagar más, tu empresa se quedará sin los mejores directivos. Y el tema no parece levantar ampollas en un país donde el paro es bajo y la economía, más para unos que para otros, va bien.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares