Despedir con suavidad es más rentable

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 42s.

Cuando llegan los despidos, la mayoría de las empresas británicas dan indemnizaciones más generosas que las establecidas por la ley. Incluso se preocupan de buscar trabajo a sus empleados salientes. No lo hacen sólo por altruismo: han descubierto que la mano dura crea un clima de desconfianza y moral baja que daña la productividad y acaba por notarse en los balances. Esto refleja un informe del semanario The Economist.

Gran Bretaña es uno de los países comunitarios con menos trabas legales para el despido de trabajadores. Los empleados a tiempo completo carecen de protección contra el despido improcedente hasta que no transcurren dos años desde su contratación. Las indemnizaciones por despido que establece la ley son escasas.

Sin embargo, según un informe de la firma consultora Right Associates, el 80% de las empresas de Gran Bretaña dan a los empleados que despiden compensaciones más generosas que las obligatorias. Junto a eso, el 75% de las empresas les ofrecen asesoramiento para encontrar nuevos empleos, a fin de que acepten de buen grado o poco menos la pérdida del puesto. Así, cuando Duracell, una empresa de componentes eléctricos, cerró no hace mucho tiempo una fábrica con 320 trabajadores, todos fueron asesorados, y el 92% encontró un nuevo empleo. De este modo, se logra mantener la moral de los empleados que quedan en la empresa.

La mayor atención al “factor humano” se nota también en los nuevos procedimientos para seleccionar a los empleados que han de irse. Los criterios clásicos son simples: despedir primero a los más recientes (usado aún, según una encuesta de Labour Research, por el 38% de las compañías británicas) y forzar las jubilaciones anticipadas de los más veteranos. Pero las empresas están descubriendo que, de esa forma, a menudo pierden a los trabajadores más motivados y a los más experimentados. Las nuevas tácticas se basan en la selección en función de los méritos.