Científicos crean un arroz transgénico que produce un 35% más

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un grupo de científicos de la Universidad de Washington ha logrado una variedad de arroz transgénico que aumenta en un 35% el rendimiento de las cosechas, según anunciaron en un congreso internacional sobre la tecnología del arroz celebrado a finales de marzo en Los Banos (Filipinas). Este nuevo arroz puede constituir una importante contribución a la alimentación mundial, pero tendrá que vencer los recelos que suscitan los cultivos transgénicos.

Una semana después del anuncio, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe sobre los alimentos transgénicos. Allí señala que no hay pruebas de que los cultivos de esa clase autorizados hasta ahora sean peligrosos para la salud. Se trata de plantas en las que se han introducido genes que las hacen resistentes a los herbicidas o las inmunizan contra las plagas. A la vez, la Academia recomienda reforzar la vigilancia antes de aprobar nuevos cultivos transgénicos, exigiendo que se prueben durante más tiempo, para prevenir posibles efectos perjudiciales retardados. En particular, el informe cita las plantas modificadas para hacerlas resistentes a los virus, las cuales -según algunos- podrían dar lugar a formas asilvestradas que invadieran los campos. De todos modos, la Academia declara que modificar plantas con genes de otras especies no es peligroso en sí mismo, informa International Herald Tribune (7-IV-2000).

Es el caso del nuevo arroz transgénico. Maurice Ku, director de la investigación, explicó que habían introducido en una variedad de arroz japonés genes extraídos del maíz. Estos genes fabrican una formas especialmente activas de las enzimas que transforman la energía solar en materia nutritiva.

Según Ku, esta cepa puede no ser la más adecuada para todos los lugares. De forma que habrá que cruzar el arroz transgénico con las variedades comerciales más comunes. El cultivo se está estudiando en campos experimentales de Chile, China y Corea. Habrá que esperar de tres a cinco años hasta que terminen las pruebas y el nuevo arroz se pueda comercializar (El País, 1-IV-2000).

El arroz es el alimento base de 2.000 millones de personas, una tercera parte de la población mundial, y los campos de cultivo producen actualmente alrededor de 500 millones de toneladas anuales en todo el mundo. Pero, según los expertos reunidos en Filipinas, el crecimiento de la población implica que debe aumentarse la producción de arroz en 6,7 millones de toneladas anuales (un 1,3% de la producción mundial) para mantener los niveles de nutrición actuales, pero usando menos tierra y menos agua que ahora.

En los países en desarrollo, un aumento así no es posible sin la ayuda de la biotecnología (ver servicio 157/99). Según Paul Christou, especialista en arroz del Centro John Innes de Norwich (Gran Bretaña), “un incremento del 35% de la producción es enorme, ya que los programas convencionales de mejora [basados en el cruce y la selección] consiguen incrementos de rendimiento de solo un 2% o un 3%”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares