China ya no necesita ayuda alimentaria

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 44s.

Como una prueba más del éxito de su economía, China va a dejar de recibir ayuda del Programa Alimentario Mundial de la FAO. El país más poblado del mundo, al que hace cuarenta años se le pronosticaban hambrunas terribles, ha alcanzado la autosuficiencia alimentaria y se ha convertido en el primer productor mundial de cereales.

A principios de los años sesenta, el insensato proyecto maoísta del “gran salto adelante” provocó una hambruna cuya balance se estimó en 30 millones de víctimas. Pero la liberalización económica emprendida tras la muerte de Mao y el reconocimiento de la propiedad privada agrícola fueron cambiando radicalmente el panorama. Durante el decenio de 1990 China dio pasos de gigante, consiguiendo rebajar en 50 millones el número de personas desnutridas. El país alcanzó la autosuficiencia alimentaria en 1999, y hoy produce 400 millones de toneladas de cereales, lo que le convierte en el primer productor mundial por delante de EE.UU. Este logro se consiguió mientras la población aumentaba hasta 1.300 millones.

Sin embargo, la FAO estima que todavía hay 140 millones de chinos subnutridos. La persistencia de la subnutrición se debe sobre todo a la pobreza, ya que el desarrollo económico chino ha ido acompañado de una gran desigualdad de rentas. En particular, la población rural va rezagada en el proceso de desarrollo. Pero ahora será el gobierno chino el que ayude a los habitantes de regiones pobres, sin necesidad de recurrir al Programa Alimentario Mundial, con el que la FAO atiende a poblaciones amenazadas de hambre.

Según el Programa Alimentario Mundial, “China alimenta al 20% de la población mundial con el 7% de las tierras arables del planeta”.

El éxito de la agricultura china muestra también que la división entre países ricos y pobres no es inmutable. Así China ha pasado de país asistido a país donante en la ayuda alimentaria. Con ocasión del tsunami en diciembre del año pasado, Pekín donó un millón de dólares al Programa Alimentario Mundial.