Al empleado doméstico, salario justo e igualdad de derechos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Llegar a casa y encontrar la ropa planchada, las habitaciones esmeradamente limpias y la cena servida no es, en ningún caso, la huella de un duende que ha entrado por una ventana y se ha marchado sin esperar pago alguno. Es el rastro que dejan tras de sí en muchos sitios los empleados –y mayormente las empleadas– de hogar, una fuerza de trabajo que, si se mira con atención, está en la base del éxito profesional y de los laureles

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares