Acuerdo europeo para desarrollar el trabajo a tiempo parcial

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 48s.

El 14 de mayo, sindicatos y empresarios europeos firmaron en Bruselas un acuerdo-marco para desarrollar el trabajo a tiempo parcial. Su objetivo primordial es evitar las discriminaciones que en muchos casos convierten estos empleos en una ocupación laboral de segunda categoría.

Si mejora la calidad de estos empleos, en su mayoría ocupados por mujeres, será más efectiva la igualdad laboral entre ambos sexos. En la Unión Europea, en 1992, el porcentaje de asalariados con jornada parcial era el 14,7%, porcentaje que ascendía al 29,6% en el caso de las mujeres.

Si los sindicatos están interesados en el acuerdo porque mejora la seguridad de los trabajadores, los empresarios lo hacen porque los contratos de ese tipo permiten aumentar la flexibilidad laboral que muchas empresas buscan.

El texto del acuerdo señala que “los trabajadores a tiempo parcial no deben ser tratados de forma menos favorable que los trabajadores a plena jornada sólo por estar empleados a tiempo parcial… Siempre que sea posible [palabras que dejan un margen de maniobra a los patronos], deberá aplicarse el principio de prorrata temporis”. Conforme a este acuerdo, las empresas deberán considerar las peticiones de empleados de pasar a trabajar a tiempo parcial en todos los puestos de la empresa, incluidos los directivos. Los motivos pueden ser razones familiares o necesidades de formación propias del trabajador, así como una mejor organización de la producción (interés de la empresa).

Aunque es un paso importante -como el que se logró el año pasado sobre los permisos parentales-, el acuerdo requiere todavía la aplicación en cada Estado de la Unión Europea y la adopción por parte de las asociaciones o federaciones profesionales de cada país.

En la votación del convenio participaron, como representantes de sindicatos y patronos, la Confederación Europea de Sindicatos (CES), la Unión de Industrias de la Comunidad Europea (Unice) y el Centro Europeo de la Empresa Pública (CEEP). Estas tres organizaciones deberán dar el visto bueno definitivo al acuerdo durante la próxima Cumbre europea de “diálogo social”, que se celebrará el 6 de junio.

ACEPRENSA

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares