China sobrepasa a Estados Unidos en número de internautas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Duración lectura: 3m. 21s.

La semana pasada el China Internet Network Information Center hizo público el número de ciudadanos chinos internautas. Por primera vez, su número (253 millones) supera al de usuarios de la red en Estados Unidos (220 millones).
Es solo el principio, porque la historia de la red en el país asiático no está más que en los primeros pasos de su desarrollo. De hecho, la tasa de penetración, que es del 70% en Estados Unidos, en China apenas alcanza el 20%. Pero los datos indican un futuro prometedor: el número de internautas chinos ha crecido un 50% largo durante el año pasado. Así las cosas, .cn, el código de China para los nombres de dominio, es ya el más popular.

Internet ha sido uno de los grandes quebraderos de cabeza de un gobierno chino empeñado en la censura informativa. Y lo seguirá siendo, cada vez más, porque es como tratar de represar aguas a orillas de una catarata. También para Internet, donde la economía del librecambio se mueve a sus anchas, China es un mercado apetitoso.

Es lógico que el mercado chino despierte también en la red el interés de las grandes marcas. Los primeros en entrar en la batalla son los propios buscadores. Para ellos, China no es una isla desierta: los gigantes del sector han encontrado asentados allí a buscadores locales como Baidu, que de momento ostenta el mando en plaza; Sina.com y Sohu.com, que será el sitio web oficial de los Juegos Olímpicos. Google tiene sólo el 32% del mercado de motores de búsqueda, muy por detrás de Baidu (63%).

Detrás de los buscadores, es el negocio de la publicidad el que se frota las manos cuando contempla el nuevo panorama. Allí, también triunfa Baidu, que controla el 39% del mercado publicitario chino, seguido por Google, con un 20%, y por Yahoo, con un 12,6%. Según declaraban a The New York Times responsables de Morgan Stanley, el negocio publicitario on line está creciendo en China a un ritmo de entre el 60 y el 70% al año.

Peligro u oportunidad

Este auge de Internet, ¿traerá cambios significativos a China? El gobierno es consciente de sus riesgos y de sus ventajas. Es cierto que algunos gritos de protesta disidentes han encontrado en la red una caja de resonancia capaz de saltar fronteras. Pero mientras cualquier dictadura consideraría como una amenaza la capacidad de comunicación e información de la red, el régimen chino no pretende tan solo minimizar los peligros para su hegemonía ideológica. Sobre todo, quiere sacar partido al influjo social de la nueva tecnología. En este objetivo tiene ocupados a más de 30.000 policías informáticos que vigilan desde la sombra qué escriben, cómo y a quién los ya cientos de millones de internautas nacionales.

El régimen es consciente de que son las nuevas generaciones las que tienen un mayor peso en este campo. El 70% de los usuarios chinos de la red tiene menos de 30 años. Con ellos, la estrategia es clara. El aparato de propaganda busca que se centren en ámbitos distantes de la política, como el de las celebridades y el deporte. Las mismas Olimpiadas son aliados perfectos para lograr inculcar en los más jóvenes un furor patriótico que, sin duda, sirve a los intereses del gobierno. Unos intereses que no son otros que los de evitar que la disidencia se asome siquiera a una generación de jóvenes fuertemente adoctrinados y a los que el gobierno ha sabido movilizar a su favor en crisis como la que sacudió el Tíbet.

El predominio que, de momento, ostentan los buscadores nacionales es un factor que juega a favor del gobierno, pues su control es más fácil. Pero tampoco es claro que los operadores occidentales quieran correr el riesgo de enrabietar a los dirigentes de un mercado tan suculento como el chino.