Dos libros sobre Darfur y los Nuba

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Es difícil saber qué está ocurriendo realmente en Sudán por las dificultades de acceso y por la actitud ambigua del gobierno de Jartum. Éste quiere dar la impresión de que no tiene nada que ocultar, pero no facilita que los periodistas obtengan información. Dos libros recientes dan un punto de vista alternativo, principalmente porque ambos están ampliamente documentados y porque reflejan la situación de la gente involucrada en este drama.
Darfur. Una breve historia de una larga guerra (1), escrito por Alex de Waal y Julie Flint, da con su lacónica prosa una visión de conjunto, remontándose a la época en que Darfur era una colonia olvidada.

Tras la independencia, se impuso un fuerte proceso de arabización. El primer ataque de los yanyauid, en febrero de 2004, cambió en muy poco tiempo la cara de Darfur para siempre. El supervisor de esta operación fue Musa Hilal, quien ha desmentido haber estado presente en estos acontecimientos, pero que sin embargo ha sido reconocido por numerosos supervivientes. Hilal también era el líder de Tajamu al Arabi, una organización con raíces en Libia y dotada de una serie de contactos con la seguridad y los servicios de inteligencia de otros países árabes.

Su objetivo era que el territorio situado entre el Nilo y el lago Chad fuera devuelto a los descendientes del profeta Mahoma; sólo ellos eran los verdaderos custodios del islam y por tanto los únicos legitimados para gobernar tierras musulmanas. A través de la masacre, el desplazamiento de poblaciones y el terror, y colocando a sus hombres en puestos de autoridad, el gobierno de Jar-tum ha hecho a la población que en otros tiempos fue autosuficiente, de Darfur, totalmente mísera, dependiente de la ayuda internacional y de la dictadura gubernamental. Para un sudanés de Darfur esta situación es peor que un genocidio. Apoyado en numerosas entrevistas y con la ayuda de una extensa documentación, el libro lleva la marca de la credibilidad y la autenticidad.

El otro libro, Nuba con los Nuba (2), escrito por Renato Sesana, periodista y misionero comboniano, trata de una zona aún más remota de Sudán, las montañas Nuba. Los Nuba han tenido una vida muy difícil. En el siglo XIX, y a principios del siglo XX, fueron un blanco favorito de los esclavistas. Además, geográficamente son considerados como parte de la zona norte del país, pero culturalmente, son del sur. Esto implica que tras el acuerdo de paz firmado en enero de 2005 entre el gobierno de Jartum y los rebeldes del sur (el SPLA), a los Nuba se les considera del norte, lo que significa que no se les permitirá decidir con su voto si prefieren separarse en 2011. Miles de esos hombres dieron sus vidas por defender los derechos del sur sin recibir nada a cambio. La región Nuba se encuentra también fuera de los límites acordados entre el gobierno de Jartum y Naciones Unidas, en los cuales puede operar la Operation Lifeline Soudan, una organización humanitaria.

El autor viajó mucho por esa región, consciente de los peligros que existían, para hablar con los cristianos y musulmanes, con los cabecillas del SPLA y con numerosos supervivientes.

Pero sin duda las historias personales son las más memorables y significativas del libro. Angelo, un musulmán, fue encarcelado por las fuerzas del gobierno, que creían que era cristiano, y por lo tanto sospechoso de colaborar con los rebeldes del sur. Al ver que los presos cristianos compartían su comida con él y que le ayudaron a escapar, Angelo fue en busca de un catequista nada más salir de prisión.

Otras historias demuestran el valor de los catequistas. Durante una operación de castigo de las fuerzas del gobierno, para perseguir a los cristianos y destruir sus cosechas, el catequista Gabriel estaba dando sus clases en una iglesia. La mayoría de los catecúmenos consiguieron escapar, pero Gabriel, que cubría su fuga, fue capturado. Cuando le preguntaron si era cristiano contestó que sí. Los soldados trataron de atarle para encerrarle en la iglesia y prender fuego al templo, pero Gabriel era más fuerte que ellos y no pudieron. Temiendo que escapara, uno de los militares le degolló.

Sea cual sea el número de desplazados, asesinados o muertos por la hambruna, no es una mera estadística, sino gente real, con historias reales. El libro Darfur les describe de este modo, en un contexto político y con objetividad. Nuba con los Nuba, a través de numerosas anécdotas y experiencias personales, les presenta como personajes de carne y hueso. Además, este libro demuestra lo que muchos líderes africanos han aprendido a valorar: que los que mejor saben lo que ocurre sobre el terreno son los misioneros, que viven en las zonas afectadas y están en contacto diario con la gente. Ambos libros, cada uno a su manera, ayudan a cubrir los vacíos de los artículos periodísticos y logran enseñar al lector lo que realmente está ocurriendo en esas dos zonas de Sudán.

Martyn Drakard

(1) Julie Flint y Alex de Waal, Darfur. Historia breve de una larga guerra. Intermón Oxfam. Barcelona (2007). 128 págs. 19,20 €. T.o.: Darfur. A Short History of a Long War.
(2) Renato K. Sesana, Nuba con los Nuba: a favor de un pueblo que lucha para no desaparecer. Mundo Negro. Madrid (2007). 317 págs. 22 €. T.o.: I Am a Nuba.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares