The Order: 1886

GÉNEROS JUEGOS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Género: acción.
Plataforma: PS4.
Desarrolladora: Ready At Dawn.
Distribuidora: Sony Computer Entertainment.
PEGI: 18.
Contenidos: violencia, palabras malsonantes, sexo explícito.
Idioma: totalmente en castellano.
Precio: 64,95 €, ediciones normales y limitada; 84,85 €, Edición Coleccionista.
Página web

Llega la que podemos considerar primera gran apuesta de Sony por la PS4: un juego que promete exprimir el hardware de la consola con una historia tan profunda como apasionante. La desarrolladora ha escogido el Londres victoriano, le ha dado una estética steampunk y ha mezclado conceptos como órdenes secretas y hombres lobo. El resultado es aceptable pero muy irregular.

La historia a priori parece sencilla: La Orden, fundada por el Rey Arturo, lucha contra los hombres lobo y procura mantener la paz en Londres. Sin embargo extraños acontecimientos amenazan reventarla. Con esta premisa, Ready At Dawn nos mete en la piel de Sir Galahad, un caballero de La Orden que se ve obligado a replantearse todos sus principios para llegar a la verdad.

The Order ofrece todo lo que se le suele pedir a un juego en tercera persona: intensos tiroteos, una mecánica sencilla, puzles, armas de lo más variopinto y enemigos inteligentes. Sin embargo, y aunque lo da, lo cierto es que nada sorprende porque suena a ya visto en otras sagas. Incluso hay partes de sigilo cuyo funcionamiento es claramente cuestionable. En otros momentos hay que ejecutar los llamados QuickTime Events, es decir, pulsaciones de botones o combinaciones de estos para lograr un efecto. Están bien integrados y funcionan, pero no innovan en nada. Por su parte, los puzles pecan de escasos, poco variados y demasiado sencillos.

A todo esto hay que sumarle la casi nula rejugabilidad: no hay extras de ningún tipo ni alicientes para volver a pasarlo. Ni siquiera un multijugador. Lo que se ve es lo que hay: la historia principal, y tampoco es larga.

Aunque toda la parte jugable no sorprenda, The Order: 1886 basa su principal atractivo, y con razón, en el aspecto técnico: visualmente es apabullante, de lo mejor que se puede encontrar hoy en día, en cualquier consola. El sonido está a la altura, incluyendo un gran doblaje al castellano, marca de la casa que deja en mal lugar a otras compañías que usan excusas para no doblar sus juegos. Por desgracia, sus injustificados mal lenguaje y detalles sexuales explícitos lo alejan del todo del público más joven.