foto

A Tale of Paper

VERSIÓN ANALIZADA PS4 Pro

IDIOMA textos en castellano

PEGI 3

CONTENIDOS Violencia caricaturizada, Miedo

PRECIO14,99

GÉNEROS JUEGOS,

PLATAFORMAS,

DESARROLLADORAS

DISTRIBUIDORAS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

PS Talents sigue haciendo posible que las buenas ideas lleguen a buen puerto. Son juegos de duración menor y niveles de producción modestos, pero no por ello deben ser subestimados ni ignorados. A Tale of Paper nos lleva a una propuesta minimalista y muy emocional.

Controlamos a Line, un pequeño origami que debe avanzar por una serie de hermosos escenarios. El avance casi siempre es de izquierda a derecha, como los juegos clásicos estilo Mario Bros., mientras solucionamos puzles para poder desbloquear la siguiente pantalla. Todo ello, con muchas plataformas, distintas alturas y enemigos sin piedad. La particularidad aquí es que nunca podremos defendernos, siempre debemos valernos del entorno y nuestro ingenio para protegernos. Por fortuna, conforme avancemos podremos convertirnos en otras formas de papel que nos harán posible superar las dificultades.

Nunca vamos a escuchar una sola palabra ni vamos a ver un cartel que indique por dónde ir, así que debemos exprimir nuestra imaginación para saber cuál es el siguiente paso o la solución a ese extraño puzle.

El minimalismo recuerda a grandes obras como Limbo, y sin duda bebe mucho de juegos similares, pero A Tale of Paper logra tener personalidad propia gracias a una dirección de arte magnífica y unos desafíos muy bien planificados.

Técnicamente, hay que alabar la parte visual. Aunque los diseños son generalmente de colores apagados, hay variedad suficiente y son bastante grandes como para sorprender gratamente. El sonido también es estupendo, con unas músicas muy adecuadas que, además, van cambiando de intensidad conforme vamos acercándonos a los momentos clave. Los textos están en perfecto castellano, costumbre en PlayStation España.

Los problemas llegan de varias partes principalmente: un control que no acaba de responder bien (nada grave, pero sí frustrante en muchas ocasiones) y una sensación de profundidad que no está lograda, lo que hace que, cuando saltemos (y lo haremos mucho), no tengamos muy claro si el salto nos llevará a donde queríamos o nos hará morir y tendremos que intentarlo de nuevo. También hay algunos problemas técnicos, como zonas a las que supuestamente no deberíamos llegar y de las que no podremos salir, por lo tendremos que reiniciar el nivel y volver a empezarlo de cero.

La interpretación de la historia es muy libre, a veces un poco críptica, pero por fortuna no hay contenidos inadecuados para nadie, por lo que lo podrán disfrutar desde los más jóvenes a los adultos.