Vinieron como golondrinas

TÍTULO ORIGINALThey Came Like Swallows

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Libros del Asteroide. Barcelona (2006). 210 págs. 15,95 €. Traducción: Gabriela Bustelo.

Año 1918, una ciudad del Medio Oeste norteamericano, unas semanas en la vida del matrimonio Morison, James y Elisabeth, y sus hijos, Robert y Bunny, de trece y ocho años, respectivamente. Cuando Elisabeth está en las últimas semanas de su embarazo, una epidemia de gripe que asola el país afecta primero a Bunny y luego a ella. El primer tramo temporal se cuenta desde los ojos de Bunny, muy apegado a su madre. El segundo, desde Robert, un chico acomplejado por ser cojo, coincide con la marcha de sus padres a otra ciudad para que su madre dé a luz allí. Y el tercero, desde la mirada del padre, cuenta su regreso.

El título de la novela está tomado de unos versos de W. B. Yeats que abren el libro. En pocas páginas, con una prosa transparente y atención al detalle, con una intensidad emocional que también parece derivarse de los acentos autobiográficos que resuenan en la historia, se muestra el papel central de una mujer en su entorno familiar. Para Bunny, su madre lo es todo; para Robert es la única persona que lo ve normal; para su marido ella es la razón de su vida… Y la casa donde viven es como un quinto personaje que recoge y refleja los sentimientos que van y vienen entre sus habitantes, también la rivalidad entre los hermanos o la poca sensibilidad del padre hacia las necesidades de los hijos. Resulta memorable, sobre todo, la primera parte de la novela, la centrada en Bunny, que llega por completo al corazón y también condiciona la lectura de las otras dos partes.

Como se indica en el prólogo a esta edición, “Vinieron como golondrinas” es una ficción minimalista pero bien anclada en la tradición de los mejores escritores europeos decimonónicos como Tolstoi, de quien Maxwell (1908-2000) era un gran admirador. Quien aprecie la escritura de Maxwell, redactor jefe del “The New Yorker” durante 40 años, también disfrutará, pero menos (creo yo), con “Adiós, hasta mañana”, publicado en España en 1989: ambientado en 1920, también en una pequeña ciudad de Illinois, es un relato en el que un narrador adulto rememora el asesinato de un vecino que ocurrió en su infancia y el comportamiento de su padre después de la muerte de su madre.

Luis Daniel González

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares