Viajes con letra y música

DG Edições. Linda-a-Velha (2008). 128 págs.

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tercer libro del escritor, crítico y psiquiatra Ángel García Prieto dedicado a los viajes, tras Viajes de novela y Una mirada entrañable. Viajes y lecturas al Portugal vecino. La fórmula elegida da buen resultado y, además, permite conocer los lugares visitados de otra manera: García Prieto elige un autor representativo de los lugares que visita, y de la mano de su literatura se aproxima a sus calles, costumbres y circunstancias. En los libros anteriores hay recorridos para todos los gustos, aunque el autor muestra una especial simpatía por Portugal, país del que es todo un experto en su literatura y en su música más genuina, el fado, al que ha dedicado otros trabajos y al que presta la atención que se merece porque permite conocer mejor sus gentes y sus tierras en los libros mencionados.

En Viajes con letra y música se incrementa el componente musical. Para darle más importancia, participa también en el libro Miguel Ángel Fernández, periodista musical, colaborador en diferentes publicaciones y espacios radiofónicos y, como García Prieto, entusiasta del fado. Así, con la colaboración de Fernández, además de la vertiente geográfica, viajera y literaria, se suma el interés musical de los lugares visitados, que en esta ocasión son muy variados.

García Prieto habla de Gibraltar, Palma, Rosellón, Véneto, Milán, Alta Saboya, Salzburgo, Cracovia y -no podía faltar- de Portugal, al que dedica dos capítulos: uno sobre la Raya y otro titulado “Entre el Tajo y el Sado”, sobre los alrededores de Lisboa. Y en todos los viajes, la compañía de la música. Como se lee en el prólogo de esta obra: “La música y los viajes van a veces juntos. No cabe duda de que escuchando distintas canciones, distintos ritmos o instrumentos hacemos un recorrido por este mundo apasionante para visita”. Las referencias a la música añaden así nuevos alicientes para la lectura de este libro, donde a menudo el viaje es una excusa para hablar de literatura, música, costumbres, etc., en definitiva, de la vida.