Veinte años y un día

Jorge Semprún

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (2003). 291 págs. 16 €.

La acción de esta novela transcurre en 1956, en una finca rural de la provincia de Toledo, cuyo anterior propietario fue asesinado por los campesinos al comienzo de la Guerra Civil española. Su hermano y heredero, su viuda y los hijos gemelos de ésta son los personajes centrales de la acción, que va del presente al pasado, rememorando la guerra y la evolución de la sociedad española a lo largo de esos veinte años.

En el trasfondo del argumento aparece la figura de Federico Sánchez, alias del autor durante sus años de clandestinidad comunista. El objetivo principal del libro es la exaltación romántica de estas aventuras ideológicas. El resto, la vida de los ricos latifundistas toledanos, claro contrapunto de los comunistas que apoyan al proletariado, se resuelve en unas relaciones familiares centradas en el sexo, donde el incesto, la homosexualidad, el voyeurismo y otras formas de violencia carnal se suceden de modo repetitivo y obsceno.

A sus 80 años, Semprún, que normalmente ha utilizado el francés en sus obras anteriores, ha escrito ésta en castellano. Semprún se implica emocionalmente en la historia, cuyos personajes están claramente divididos en “buenos” y “malos” según criterios ideológicos, y concluye en un desenlace precipitado y sin mucha justificación.

La obra resulta desigual en su ritmo narrativo, los distintos planos argumentales no quedan bien soldados entre sí y el estilo revela que el autor ha utilizado poco, literariamente, su lengua materna.

Pilar de Cecilia