Utopía y desencanto. Historias, esperanzas e ilusiones de la modernidad

TÍTULO ORIGINALUtopia e disincanto. Storie, speranze, illusioni del moderno

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (2001). 361 págs. 2.900 ptas. Traducción: J.A. González Sainz.

En el género del ensayo literario es frecuente encontrar títulos de diáfana vocación polémica. Quizás por eso, esta recopilación de 53 ensayos del escritor italiano Claudio Magris (Trieste, 1939) sorprende por su mesura. El acopio de materiales incluye textos escritos entre 1974 y 1998, algunos de los cuales han ido apareciendo en la prensa. Magris, catedrático de Lengua y Literatura germánicas en Triestre, viene a confirmar que la literatura puede y debe ser granero para alimentar las posturas morales ante la realidad, esa realidad casi siempre percibida pero no siempre aprehendida.

Los lúcidos puntos de vista de Claudio Magris revelan una inquietud, vital e intelectual, que parece responder a un afán de búsqueda, en el que no faltan frecuentes referencias a textos bíblicos y a la figura de Jesucristo. Un acercamiento a la realidad que quiere extraer antropología de dos filones: la literatura y algunos sucesos actuales o pretéritos que merecen la glosa del autor.

El tono de la reflexión literaria de Magris recuerda al célebre ¿Por qué leer a los clásicos? de Italo Calvino (ver servicio 20/93), con el que comparte una notable calidad de escritura y una vasta cultura bien digerida, lejos de la erudición pedante.

Borges, Hugo, Cervantes, Goncharov, Stevenson, Goethe, Hesse, Sealsfield, Mann, Broch, Flaubert, Nievo, Roth, Dostoievski, Tolstoi, Andric, Bernanos, Céline, Cooper, Dante, Dickens, Hölderlin, Homero, Ibsen, Joyce, Kafka, Kipling, Manzoni, Nietzsche, Proust, Singer, Shakespeare, Strindberg… son algunos de los literatos que Magris pone bajo su microscopio para extraer algunos pensamientos que, en forma de reflejos, vengan a demostrar que la buena literatura es una suerte de síntesis ordenada de la condición humana.

Cuando los artículos de Magris se separan de la literatura y glosan lo cotidiano desciende el nivel de sus reflexiones. Quien haya leído a Magris (El Danubio, Conjeturas sobre un sable, Microcosmos, Otro mar) no se sorprenderá de su discurso, a la vez luminoso y sombrío, fruto de la conjugación de dos tradiciones culturales: la sistemática analítica del patrón centroeuropeo, tachonada de chispazos intuitivos al más puro estilo impresionista meridional.

Alberto Fijo