Una música constante

TÍTULO ORIGINALAn Equal Music

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (2000). 450 págs. 3.025 ptas. Traducción: Damián Alou.

Aunque la búsqueda del amor perfecto es también el tema de la nueva novela de Seth, quienes esperen encontrarse con algo semejante a Un buen partido (ver servicio 80/95) se verán desilusionados. En esta novela, Seth nos traslada a Londres, donde el violinista Michael Holme trata de rectificar una decisión equivocada. Diez años antes abandonó sus estudios musicales en Viena, lo que le llevó a perder a su novia, la pianista Julia MacNicholl. Ahora, Michael da clases particulares de música y toca con el Cuarteto Maggiore, mientras intenta dar un sentido a su vida personal y artística. Un encuentro inesperado con Julia, ahora casada y con un secreto que amenaza con echar a perder su carrera musical, y el reinicio de la relación entre los dos, le devuelve a Michael, durante una temporada, la ilusión de felicidad. Pero el adulterio, que Michael abraza como solución para su error y su soledad, está condenado al fracaso desde el principio.

La novela presenta dos historias paralelas: la relación entre Michael y Julia por un lado, y la representación del mundo de los músicos profesionales. Esta segunda trama sobresale en la novela por sus complejidades personales y líricas. Seth presenta con maestría los temas de la pérdida y de la añoranza a través de una prosa apasionada y brillante sobre el poder de la música. Lo mejor de la novela son las descripciones de los ensayos del Cuarteto. El autor, que confiesa que la música es más querida por él que las palabras, logra involucrar al lector en el mundo de la creatividad musical, conjurando con vivacidad los universos de Beethoven y Bach, donde encontrar una partitura perdida es un milagro, y donde cada instrumento cobra vida propia.

En los ensayos del Cuarteto, el ambiente vacila entre la impaciencia y la perfección, y el autor pone énfasis en la importancia de la colaboración, la confianza y la creatividad para la realización de una obra maestra. Trasladando a sus personajes de Londres a Venecia y Viena, Seth transmite deseo y tristeza, sueños y frustración, a través de la descripción de representaciones musicales.

Esta novela confirma la destreza de Seth con la pluma, aunque la superficial elaboración del tema principal y la poca verosimilitud de los protagonistas, malogra su talento.

Rocío G. Davis

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares