Una herencia y su historia

Lumen. Barcelona (2007). 186 págs. 19 €. Traducción: Carlos Ribalta.

Esta autora. nacida en Inglaterra en 1884, publicó veinte novelas. Murió soltera, y sola desde 1951. La editorial Lumen se propone publicar las a su juicio mejores, asegurando que en su momento fueron aclamadas por crítica y público.

Una herencia y su historia es la primera novela publicada dentro de la Biblioteca Compton-Burnett. Pero con traducción de Carlos Ribalta de 1984: todo suena a un intento de re-lanzamiento de novelas de la autora: Madre e hijo, Hermanos y hermanas, Los más viejos y mejores, Un dios y sus dones

El prólogo de Natalia Ginzburg está escrito a la muerte de la autora, en 1969. Y también suena a la estricta aceptación de un encargo, con el que no quiere mentir pero tampoco -¡es un encargo!- ser demasiado negativa. Dice que las novelas de Ivy Compton-Burnett son “áridas y geniales”. “Escribió muchísimas novelas -sabemos que veinte-, y bastante parecidas entre sí, de modo que resulta difícil aislar y recordar una sola: mecanismos minuciosos y complejos forman al unirse una construcción tortuosa e inmensa”. “La naturaleza y los lugares son invisibles en sus novelas”, no hay descripción alguna: todo es una sucesión de diálogos en los que el lector más avezado se puede perder, pues el estilo del diálogo es monocorde: no diferencia a los hablantes, solo de cuando en cuando se nombra al personaje que habla. Su ritmo -no se puede decir narrativo- es igual, “martilleante e infernal”, puesto que Compton-Burnett reproduce las conversaciones corrientes como si las hubiera grabado.

Dice Natalia Ginzburg que empezó a leer sus novelas en la década de los cincuenta, cuando con su aparición se produjo cierto revuelo, y que sentía la desagradable sensación de “estar presa en una trampa”. Yo he escapado, y no me tengo que preguntar como ella “por qué seguía leyendo con tanta obstinación y esfuerzo a una escritora que quizá aborrecía”. Claro que la respuesta puede estar en la rara seducción de los crucigramas y de otros juegos de palabras: el esfuerzo realizado por mí, me obliga a mí a seguir poniendo luz a esta oscura e intrincada frialdad de diálogos sarcásticos y crueles, tras los que consigo, consigue el lector -¡oh triunfo del tesón!- descubrir los secretos de la acaudalada familia Challoner, en su rica mansión, que encierra: muerte y orgullo, incesto y avaricia, amor, matrimonio y adulterio…

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares