Treinta años de poesía española (1965-1995)

José Luis García Martín

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Renacimiento/La Veleta. Sevilla/Granada (1996). 465 págs. 3.900 ptas.

José Luis Garcia Martín se ha convertido en el crítico de referencia de la poesía española contemporánea; especialmente de la corriente que él mismo ha denominado poesía figurativa o poesía de la experiencia, a la que ha dedicado numerosos estudios.

Esta antología que ahora publica identifica los últimos treinta años de la poesía española con dicha corriente, lo que tal vez resulte excesivo. Incluso él mismo selecciona los poemas de los antologados en función de ese peculiar enfoque.

El libro comienza con una detallada introducción en la que García Martín analiza la última poesía española con largas citas de estudiosos. Casi todos coinciden en su caracterización: reflejo de lo cotidiano, intimismo (causante a veces de excesos melancólicos), individualismo, humor, dominio de los recursos poéticos, coloquialismo, temática urbana, poema narrativo, etc. No obstante, la opinión del antólogo queda patente en sus juicios y enfoques, entre los que parece deslizarse también el acabamiento de la llamada poesía de la experiencia.

Veintitrés poetas nacidos después de la guerra civil, mayores de treinta años y que comenzaron a publicar a partir de la década de los sesenta, son los seleccionados; desde Martínez Sarrión (1939) hasta Carlos Marzal (1961). En cada caso García Martín hace una interesante introducción que comenta la trayectoria del autor, da noticia de los poemas antologados y ofrece bibliografía.

Treinta años de poesía española tiene indudable interés por los poetas y textos seleccionados. Quizá, aparte del terrible ajuste de cuentas de Juan Luis Panero con su padre (el famoso poeta de posguerra Leopoldo Panero) o el sensualismo de Ana Rosetti o Luis Antonio de Villena, destaquen las voces de Antonio Colinas, Miguel D’Ors, Luis Alberto de Cuenca o Julio Martínez Mesanza; sin embargo, el lector a veces tiene la sensación de estar leyendo poesía del mismo estilo.

Aunque José Luis García Martín haya dirigido la antología “al lector común, no a críticos y poetas”, son estos últimos los que encontrarán más elementos de estudio y análisis.

Pedro L. López Algora

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares