Tor. La montaña maldita

TÍTULO ORIGINALTor. Tretze cases i tres morts

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Anagrama. Barcelona (2005). 362 págs. 20 €. Traducción: Xavier Theros y Núria Pujol.

Han pasado casi diez años desde que la televisión catalana emitió un reportaje sobre los tres asesinatos cometidos en una pequeña aldea leridana de trece casas, junto a la frontera con Andorra. El jefe del equipo que produjo el programa, el periodista Carles Porta, no olvidó las experiencias de aquellos meses. Tor y sus enigmas se convirtieron para él en una obsesión y continuó durante los años siguientes tirando de los diversos hilos que habían quedado sueltos entonces. El resultado es este libro apasionante, que la crítica catalana ha comparado al trabajo que Truman Capote realizó en “A sangre fría”.

Hace más de un siglo, los habitantes de Tor crearon una sociedad para asegurarse la propiedad de la montaña del pueblo, rica en madera, lindante con tierras andorranas e itinerario habitual de los contrabandistas. Una cláusula establecía la obligación de residir permanentemente en la aldea para no perder los correspondientes derechos. Pero los inviernos de Tor son durísimos y la guerra civil hizo estragos en la población: muchos se trasladaron a los pueblos vecinos y otros alternaban su residencia en Tor con otros lugares próximos.

En 1976, uno de los habitantes de Tor entró en tratos con una inmobiliaria para construir una estación de esquí. Empezaron entonces los litigios, las disputas y las denuncias para aclarar la propiedad de la montaña. En 1997, un tribunal declaró como único propietario a uno de los litigantes. Meses después, apareció brutalmente asesinado en su casa. Un crimen que nunca se ha esclarecido, porque una “mano negra” parece haber borrado todas las huellas.

Carles Porta construye un relato vivo y dramático de esas gentes de “sangre caliente”, acostumbradas a tratar con contrabandistas y mafiosos, enemigos declarados de las instituciones, poseedores de un concepto de la propiedad rayano en el histerismo. El periodista se pone a indagar y se encuentra con recelos, amenazas y más de una sorpresa. Transmite la emoción y el suspense de la investigación periodística, las dificultades que ponen los protagonistas para dejarse capturar por la cámara, las medias palabras, la violencia larvada durante años. “La justicia llega a todas partes -apunta un entrevistado-, pero a veces es lenta y Tor está muy lejos”.

Pedro de Miguel

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares