Tomás Becket

TÍTULO ORIGINALThomas Becket

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Palabra. Madrid (1994). 384 págs. 3.800 ptas.

Becket o el honor de Dios: así se titula la famosa película de Peter Grenville, uno de los mejores films históricos británicos. Gran parte de su atractivo reside en la historia real que narra: el enfrentamiento entre Santo Tomás Becket y el rey Enrique II, que marcó la Inglaterra del siglo XII. Es la historia que cuenta en este libro, con todo lujo de detalles, el historiador francés Pierre Aubé.

Aubé evita dos tentaciones que suelen acechar al biógrafo: la hagiografía pueril y la tendencia a destacar lo más novelesco del relato. Como buen historiador, prefiere ganarse el favor del lector por la vía más difícil, pero mucho más interesante, del rigor documental. Al principio resulta arduo asimilar la abundancia de datos, pero finalmente el lector se ve recompensado con un retrato magistral de Becket, Enrique II y la Europa medieval, que cuesta dejar de leer.

La mayor parte del libro describe la encarnizada lucha de seis años entre Becket y Enrique II, punto culminante de una trama secular de choques entre el poder temporal anglo-normando, ansioso de un reinado centralizado, y el poder espiritual de una Iglesia fortalecida por la reforma gregoriana. Entre otras cosas, esta lucha permite comprender mejor el drama de la Iglesia anglicana y el problema de las relaciones Iglesia-Estado que aún pervive en algunos países.

Pero Aubé no se queda en ese conflicto, que culmina con el asesinato de Becket y la posterior penitencia pública de Enrique II. El autor prepara al lector calando en el itinerario humano, intelectual y espiritual de Becket, y en su arrolladora personalidad, que así como le convirtió en amigo íntimo del rey y en su principal colaborador como canciller, le condujo a enfrentarse valientemente con él para defender los derechos de la Iglesia, después de la conversión que le supuso su nombramiento como arzobispo de Canterbury.

Jerónimo José Martín

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares