Tiempo de elegías

Luis Ramoneda

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Betania. Madrid (1996). 49 págs. 1.000 ptas.

La elegía es un canto de dolor. Y este es el origen de Tiempo de elegías: el dolor “por la muerte más amada”; sin embargo, ya en el primer poema advierte Ramoneda que el suyo no es “un verso triste”, que gozo y dolor forman parte de la vida y que -como dice más adelante- el dolor es “habitante solidario de este mundo”.

Tiempo de elegías tiene dos partes, “Vosotros” y “Elegía de julio”, cada una con un tono propio. En la primera se observan tres corrientes internas: reflexión sobre el paso del tiempo y la muerte; exaltación de la naturaleza, y una voz más íntima y personal, que aparece entre paréntesis. Todas tienen algo en común: el autor dialoga sobre el paso del tiempo y la muerte con un tú/vosotros que da sentido a la vida. A veces, también es una geografía íntima de la niñez y la adolescencia. Siempre se constata el dolor y la alegría de vivir; tal vez por eso se entremezclan versos doloridos con magníficas imágenes exaltadoras de la naturaleza: “el oro de los pájaros, pétalos del aire”, “la nieve, lento silencio que cae”, etc. No es una visión simplista o desesperada, sino madurada “por el peso amoroso de este mundo”.

Al final de la primera parte aparecen otras dos elegías con registros diferentes. “Elegías de marzo” son dos poemas muy distintos: un emotivo llanto por la infancia pasada y una dura crítica social del poeta-hombre, “dolorosamente feliz con mi fracaso”. “Elegía de mayo” es el único poema del libro con fecha (¿la fecha de una muerte?), el más directo, el más despojado de símbolos y figuras, el más desconsolado: “que alguien venga a subrayar en mi alma tu ausencia / todo se me desvanece en nadie”.

“Elegía de julio” es la segunda parte. Y como “Elegía de mayo”, es una poesía cercana, directa, reforzada por numerosas imágenes concretas y por procedimientos rítmicos más evidentes que potencian el sentimiento profundo del poeta, su perplejidad ante la muerte, su dolor. “Esta es tu muerte y la de nadie más, / por eso duele tanto”. En medio de las estaciones -sus poemas recogen ese ciclo- la naturaleza (el hayedo, la nieve, los pájaros) también acompaña al poeta y surge la certeza: “Si hay dolor, hay Alguien y un sentido”.

Tiempo de elegías es un hermoso libro, ajeno a las modas actuales que raramente ofrecen estas voces, estos ámbitos. Y, sin embargo, es la diaria actualidad del dolor y la esperanza que recorre la literatura desde siempre. Luis Ramoneda (Cervera, 1954), crítico literario y autor de varios libros de prosa y de poesía, actualiza y renueva los tópicos literarios de la muerte y el paso del tiempo. El lector podrá sentir y reflexionar, llevado por un lenguaje que ni entorpece, ni deslumbra. Casi sin notarse resulta extraordinariamente eficaz.

Pedro L. López Algora