Ética de las profesiones jurídicas. Estudios sobre Deontología

Varios Autores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

AEDOS-Universidad Católica San Antonio de Murcia. Murcia (2003). 2 tomos. 1.310 págs. 90 €.

Esta obra es lo más completo publicado hasta ahora en castellano sobre deontología jurídica. Está prologada por Francisco José Hernando Santiago, presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, y por Luis Martí Mingarro, decano del Colegio de Abogados de Madrid. Un tercer prólogo está a cargo de quien firma esta reseña, quizá en atención a que su Deontología jurídica es un muy difundido manual sobre este tema.

Llama la atención en Ética de las profesiones jurídicas la profundidad del tratamiento y la variedad de supuestos. Después de una primera parte sobre Fundamentos, donde se trata desde distintas perspectivas el tema crucial de las relaciones entre Derecho y Moral, se abordan en Cuestiones sustantivas asuntos como el Derecho frente a problemas sanitarios o de investigación genéticas, el deber del secreto, la actitud frente al divorcio o las relaciones entre Derecho y mundo financiero. Un tercer apartado, Cuestiones relacionadas con el proceso, trata ampliamente de verdad y justicia, de aspectos penales esenciales y del jurado. El cuarto, sobre La función pública, aborda la deontología de notarios, registradores, inspectores de tributos, abogados del Estado, auditores militares… El quinto, Administración de la justicia, el más extenso, con quince estudios, trata de la tarea de jueces, fiscales, abogados, procuradores y secretarios judiciales.

Es una obra que interesará a cualquier persona vinculada al Derecho, porque no sólo se analizan en ella numerosos problemas comunes a cualquier profesional, sino que se trata, con detalle, de los problemas específicos en más de dos decenas de especialidades jurídicas. La demanda de ética es un rasgo persistente desde hace ya más de un decenio y aquí se afronta no quedándose en la simple conveniencia, sino tratando de buscar razones conectadas con una profunda visión cristiana del ser humano. Hay que felicitar a AEDOS, Asociación para el Estudio de la Doctrina Social, por el amplio trabajo realizado a lo largo de casi cinco años, y a la Universidad Católica de Murcia, por patrocinar esta iniciativa y por la excelente edición.

Rafael Gómez Pérez