Teorías contemporáneas del desarrollo económico

Pablo Bustelo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Síntesis. Madrid (1998). 303 págs. 1.770 ptas.

La economía del desarrollo es una disciplina que no tiene más de cincuenta años de existencia. Aunque sus orígenes remotos están en las teorías sobre la generación de riqueza surgidas en los siglos XVIII y XIX, su verdadero nacimiento coincide con el final de la II Guerra Mundial. En aquel momento, el llamado Tercer Mundo se enfrentaba a un problema de escasez de producción y abundancia de miseria, mientras trataba de desembarazarse de la influencia colonial. Tras haber detectado ciertas similitudes estructurales e institucionales entre los países pobres, los economistas occidentales buscaron unas fórmulas comunes que dieran a esas naciones la oportunidad de desarrollarse. Estas medidas forman lo que se conoce como teoría del desarrollo económico o economía del desarrollo.

El lector podrá tener una idea muy completa de la historia de esta disciplina a través del resumen que contiene este libro. En vez de seguir un estricto análisis cronológico, el autor ha preferido acercarse a la materia según los distintos enfoques que las escuelas de pensamiento económico han imprimido a la teoría del desarrollo: estructuralismo, liberalismo, marxismo, etc.

Tras la puesta en práctica de diversas teorías, algunos países pobres siguen enfrentándose a una escasez similar a la de hace varias décadas, si bien la estructura económica e institucional de cada uno ha ido evolucionando de manera distinta. Por eso, los estudiosos del tema como Pablo Bustelo, profesor de la Universidad Complutense de Madrid, proponen que la aplicación de las teorías económicas se ajuste a la realidad concreta de cada país o de cada región. Hay que abandonar la práctica de aplicar recetas iguales a zonas diferentes si se quiere promover el crecimiento de los países pobres.

Por otro lado, hay dos posturas enfrentadas que representan cierta ortodoxia: las que se apoyan en el libre mercado casi en exclusiva, como la del Banco Mundial, y las que nacen del análisis marxista, para el cual la raíz de la pobreza es un conflicto de clase. Ante esta disyuntiva, el profesor Bustelo aboga por un Estado activo en la economía que no olvide la gestión privada, pero que logre superar los presupuestos radicales del liberalismo y del marxismo.

Carlos Segade