Sangre de mi sangre

TÍTULO ORIGINALNo Great Mischief

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

RBA. Barcelona (2001). 287 págs. 3.100 ptas. Traducción: Miguel Martínez Lage.

Primera novela del autor, un profesor de literatura canadiense de 64 años que sólo había publicado relatos cortos. Sangre de mi sangre es una novela sobre raíces, recuerdos y relaciones familiares: los de los descendientes de Calum Ruadh, un emigrante escocés que llegó a Canadá en 1779, con 55 años, doce hijos, y habiendo perdido a su segunda mujer en el viaje. El narrador es Alexander MacDonald, un ortodoncista bien situado que, con ocasión de un viaje para ver a su alcohólico hermano Calum, rememora las historias de su vida: las que le contaron y las que vivió, en especial los años de infancia que pasó con sus abuelos cuando murieron sus padres en un trágico accidente, y las relaciones con sus montaraces hermanos mayores.

El hilo del relato se sigue bien a pesar de los numerosos flashback: el autor narra directo y claro, y no pierde la fluidez ni cuando acumula detalles descriptivos ni cuando irrumpen en el texto las frases en gaélico de las canciones que los MacDonald han conservado de generación en generación. Pero lo más característico son los tonos: cálido y afectuoso al contar la unión familiar y el sacrificio de unos por otros, estoico y resignado ante los sucesos dramáticos que a veces golpean sus vidas, dolido y desconcertado ante la inevitable pérdida de un mundo que sólo pervivirá en el trabajo de los folkloristas.

Quizá MacLeod no le ha cogido aún el pulso a la novela larga: parecen sobrarle incidentes y personajes poco perfilados como el de la hermana gemela del protagonista. Pero en cualquier caso su relato es excelente, y algunas de las máximas sabias que impregnan la vida de todos los MacDonald merecen ser recordadas: “Todos somos mejores cuando alguien nos ama”.

Luis Daniel González