Precisamente yo (Fragmento de una autobiografía)

TÍTULO ORIGINALBlitze überm Ozean

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Minúscula. Barcelona (2002). 190 págs. 12,50 €. Traducción: Cristina García Ohlrich.

Erika (1905-1969) es hija, primogénita, de Thomas Mann, y ser hija de Mann influyó, como es natural, decisivamente en su vida. Este libro es una autobiografía fragmentada, pues lo es sólo del tiempo que va desde sus veintiocho años a los treinta y ocho; y es también biografía implícita, pues en primer plano están el relato y el comentario de los sucesos europeos de 1933 hasta 1943, la “década de Hitler”. De hecho, sigue un poquito más -tres capítulos breves, como todos- hasta 1958.

Podría parecer que se trata de un informe político, y de sucesos e ideas que están ya muy lejos y, por eso, ajenos al interés actual. Nada de eso; es una autobiografía, amena, interesante; y de una mujer muy valiosa, por su inteligencia, por su ternura y sensibilidad, por su cultura y por su talante o clase -ese algo tan difícil de definir, pero que es real y que conforma una personalidad-. También enriquece su vida y, por tanto, su escritura el gran abanico de intereses y aficiones: actriz profesional, creadora y directora de la compañía de teatro “Molinillo de Pimienta”. Con textos suyos y de su hermano Klaus recorren Europa, en esta “década de Hitler”, y hacen una labor en pro de la libertad y en contra del fascismo. Aficionada al automovilismo, viaja por el mundo en guerra; sus capítulos sobre España son encantadores pues Erika Mann no es una corresponsal de guerra, sino una incansable viajera, solidaria con el hombre que sufre; quizá pueda decirse, en buen sentido, que es una romántica enamorada del amor; no en vano es también autora de libros infantiles.

Celebrada articulista, este libro es un ordenado mosaico de textos (que ha seleccionado la misma Editorial Minúscula), artículos suyos, publicados o no, y de alguna conferencia, de las muchas que pronuncia en Estados Unidos, con gran éxito inicial hasta que su sinceridad nada política (nunca lo fue) le acarrea el rechazo y el insulto. Para una mayor aclaración de este y de otros muchos momentos del libro, es útil el Posfacio -de Irmela von der Lühe y de Uwe Naumann, buenas conocedoras de su vida-. Me parece que este libro resulta demasiado breve, sin embargo, para satisfacer el deseo despertado en el lector de saber más de Erika Mann.

Pedro Antonio Urbina