Port Sudan

TÍTULO ORIGINALPort-Soudan

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (1995). 133 págs. 1.200 ptas.

Olivier Rolin (1947), militante de la extrema izquierda francesa en el 68, trabaja actualmente en la edición y ha publicado varios libros. Port Sudan recibió el premio Femina en 1994.

Port Sudan es el mayor puerto marítimo de Sudán. Su capitán es un francés que malvive de la corrupción portuaria. Un día recibe una carta de París que le comunica el suicidio de su mejor amigo de la juventud, al que no veía desde hacía 25 años. Antes de morir, su amigo dejó para él una carta apenas incoada. En ese “Querido amigo” el protagonista advierte el comienzo de una confidencia que nunca llegó a realizarse. En honor a la amistad decide viajar a París para conocer los motivos del suicidio.

A primera vista podría parecer una novela de intriga o misterio, pero no lo es. El protagonista narra en primera persona las investigaciones que realizó en París para desentrañar el modo de vida de su amigo, y a la vez va intercalando diversos aspectos de su personalidad. Aunque el desencadenante del suicidio fue un relación amorosa frustrada, las causas de fondo fueron muy diferentes. El muerto era un escritor idealista, bohemio y desequilibrado, que no podía soportar el cambio de los tiempos.

El narrador utiliza la vida de su antiguo amigo para expresar su propia decepción ante el mundo actual, falto de ideales y de autenticidad. Es ahí donde el relato cobra fuerza, cuando desentraña los porqués de la soledad de su amigo en un París ajeno a los ideales de otros tiempos.

Aunque bien escrita, la novela resulta poco consistente. Olivier Rolin critica con profundidad una sociedad hipócrita, plegada a los cánones establecidos, donde triunfa la vulgaridad burguesa frente al ideal intelectual. Sin embargo, transmite una concepción muy pesimista de la persona humana: la pinta como un pelele en manos de la sociedad y parece no darle más salida que esconderse o suicidarse.

Pablo de Santiago

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares