Paddy Clarke, ja, ja, ja

TÍTULO ORIGINALPaddy Clarke, oh, oh, oh

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Espasa Calpe. Madrid (1995). 247 págs. 2.400 ptas.

Roddy Doyle (1958) es uno de los autores más prestigiosos de Irlanda. En sus obras -dos de ellas llevadas con éxito al cine: The Commitments y Café Irlandés (ver servicio 43/94)- plasma el ambiente de los barrios humildes de Dublín, con una especial atención a los pequeños dramas cotidianos. Paddy Clarke, ja, ja, ja, galardonada con el premio Booker en 1993, es una novela dura, aunque el autor tamice aparentemente el relato a través de la mirada de un niño.

Patrick Clarke tiene diez años, y es el mayor de los hijos de un matrimonio joven que reside en Barrytown, un suburbio de las afueras de Dublín. Sin orden riguroso, Patrick relata numerosos episodios personales que configuran su particular visión del mundo: amistades del colegio, juegos, travesuras, ídolos del deporte, la desequilibrada relación con su hermano pequeño… Pero, paulatinamente, un aspecto de su vida comienza a imponerse sobre todos los demás hasta impregnar por completo la narración. La unidad familiar se tambalea. Patrick se da cuenta de que el matrimonio de sus padres no va bien; se pelean cada día. Angustiado por conseguir una reconciliación, planea todo tipo de artimañas, con las que sólo consigue victorias parciales.

Sin duda, su anterior trabajo como profesor ha proporcionado a Roddy Doyle una perspectiva inmejorable para comprender la mentalidad del protagonista. La incompleta personalidad de Patrick es patente sobre todo en algunos diálogos, ágiles y deslavazados, que realzan el estilo realista de la narración. Por el contrario, el relato pierde fuerza al desarrollar un hilo argumental demasiado inconexo.

La novela resulta abrumadoramente sencilla en sus planteamientos de fondo: el drama de un niño al ver que va a perder a uno de sus padres, a los que adora por igual pero de un modo diferente. Precisamente es la perspectiva del hijo la que da a la situación sus verdaderas dimensiones. Ahora que Irlanda ha dado luz verde al divorcio, esta novela resulta tremendamente actual e invita a una profunda reflexión.

Pablo de Santiago