Nuestro pequeño Billy

TÍTULO ORIGINALOur Kid

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Punto de Lectura. Barcelona (2005). 661 págs. 9,95 €. Traducción: Begoña Recaséns.

El autor, jubilado después de una vida de profesor en varias ciudades de Inglaterra y África, publicó a los setenta años esta novela sobre su infancia y juventud. Después ha publicado tres relatos más, de parecidas características: dos que continúan su propia vida y uno sobre la vida de su madre. Todos ellos han tenido un éxito local resonante: los ambientes y el lenguaje propio de Manchester parecen estar reflejados con talento; la narración es fluida y los incidentes son, en muchos momentos, realmente divertidos; los acentos son positivos y optimistas a pesar de la falta de medios económicos y de las penosas consecuencias de la guerra en la familia del protagonista.

Esta narración abarca desde 1928 hasta el final de la II Guerra Mundial, cuando Billy comienza su vida universitaria. Nacido en una familia católica, Billy es el pequeño de seis hermanos, su padre trabaja en el mercado y bebe a veces más de la cuenta, su madre sostiene con energía y saber hacer a toda la familia, siempre unida y consciente de que Billy tiene condiciones para estudiar en el futuro una carrera universitaria. Se suceden incidentes más o menos típicos: en el vecindario, en el colegio, con los profesores, en las relaciones con las chicas, en los distintos trabajos que Billy desempeña para llevar dinero a casa…

Todo se cuenta con naturalidad y sin excesos, incluidas las bromas procaces de adolescentes, los episodios de iniciación sexual, y el comportamiento abusivo de un profesor. Lo característico y diferenciador de la historia respecto a otras es que la visión católica de la vida no queda empañada por los comportamientos menos ejemplares, ni los del propio Billy o de otros familiares, ni los de algunos religiosos que le dan clase. También está bien resuelta la crisis de fe característica de los protagonistas en esta clase de historias, su rechazo de Dios a la vista de las desgracias que ocurren a su alrededor.

Luis Daniel González

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares