Noticia de un secuestro

Gabriel García Márquez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Mondadori. Barcelona (1996). 327 págs. 2.900 ptas.

Vuelve en esta obra el Premio Nobel colombiano a sus orígenes profesionales, desarrollados dentro del pe-riodismo, con una crónica novelada en la que refiere sucesos reales ocurridos en su país a lo largo de 1993. Ese año, el narcotraficante Pablo Escobar, temiendo que al ser detenido sería extraditado a Estados Unidos, donde estaba reclamado por la justicia, ordenó llevar a cabo una cadena de secuestros de periodistas y personalidades de la vida política y social de Bogotá. Con estos delitos pretendía presionar al gobierno, negociando, a cambio de los rehenes, la modificación de las leyes para tener la seguridad de que no iba a ser entregado a las autoridades norteamericanas.

García Márquez, apoyado en la información proporcionada por algunos supervivientes de estos hechos, realiza un excelente trabajo dentro del género del periodismo de investigación. Los personajes toman parte en unos acontecimientos que podrían considerarse fruto de una mente proclive a la pesadilla, aunque desgraciadamente pertenezcan al mundo real, y viven en una situación psicológica tan tensa que serían poco verosímiles si el lector no supiera que no han surgido de ninguna fantasía alucinada. La realidad ha superado a la ficción en la historia de un largo calvario, que para algunos duró hasta seis meses y para otros tuvo un desenlace trágico.

La obra, muy bien realizada en cuanto a técnica y estilo, se sitúa en una perspectiva realista y ecuánime para reflejar lo que en ella se define textualmente como “el holocausto bíblico en que Colombia se consume desde hace más de veinte años”. El narcotráfico, el terrorismo y la corrupción política, temas tan actuales como universales, hallan en este libro su adecuada expresión, hecha carne y vida en los grupos de personajes sobre los que gravita la acción: secuestradores y sicarios, secuestrados y negociadores. En todos hay rasgos humanos y fríos egoísmos, todos reciben comprensión y crítica, en un sincero esfuerzo por analizar objetivamente los tremendos problemas a los que hoy se enfrenta la sociedad colombiana.

Pilar de Cecilia