Muerte escarlata

TÍTULO ORIGINALLittle Scarlet

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Roca Editorial. Barcelona (2005). 302 págs. 20 €. Traducción: Juan Gabriel Vásquez.

Walter Mosley (1952) está consagrado como uno de los mejores escritores americanos de novela policiaca. La serie de títulos protagonizados por Easy Rawlins, un detective inconformista e independiente pero muy humano (ver servicios 80/95, 124/97, 26/00 y 23/97), ha sido un éxito no sólo de ventas sino que le ha valido una calurosa acogida de la crítica. Algo nada fácil en un género, el policíaco, saturado de autores y títulos para todos los gustos.

Esta vez Easy Rawlins investiga la muerte de una joven negra, Nola Payne, que ha sido asesinada por un blanco en los disturbios que sacudieron Los Ángeles a mitad de siglo. Pero las cosas no son tan sencillas como las pinta la policía y el olfato de Easy descubre incongruencias con la versión inicial. Los curiosos amigos del investigador y sus métodos poco convencionales le sirven para enderezar una investigación marcada por tensos enfrentamientos raciales. El tono del relato contrasta con la redundante carga sensual de algunos breves episodios.

Mosley vuelve a sumergirse en el “mundo negro” de mediados de siglo en Los Ángeles y logra ambientar históricamente un hecho que bien podría haberse presentado aislado, pero que en sus manos se convierte en un sabroso ingrediente.

Quizá lo mejor de la novela es la trama, que sin ser compleja ni trepidante atrapa al lector porque está encarnada en las actuaciones y los pensamientos del protagonista. Easy piensa, ejecuta y contempla la acción de la novela.

También sorprende la capacidad de Mosley para crear personajes que a las pocas páginas cuentan con la estima del lector; al igual que Easy, son personajes de carne y hueso, con pasiones y virtudes bien definidas, incluso en aquellas ocasiones en las que están atrapados por extraños conflictos personales.

José María Fernández Fuentes

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares