Mi país inventado

Isabel Allende

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Plaza & Janés. Barcelona (2003). 219 págs. 19,50 €.

En estas memorias la escritora Isabel Allende (1942) evoca sus años de juventud en función de sus dos grandes ejes vitales: el amor a su país natal, Chile, y su pasión por la escritura. En la última página, Allende afirma: “Soy escritora porque nací con buen oído para las historias”. Esta frase, muy cierta, define su personalidad narrativa, que se nutre de dar vida, de distinta forma, siempre a los mismos ambientes, los de Santiago, y a personajes extraídos una y otra vez del entorno de familiares y amigos. Su estilo es ágil y entretenido, más que lo que cuenta, que a sus lectores asiduos les sonará a muy conocido.

La ambientación resulta muy sugestiva, y lo mismo la mezcla de progresismo político, militancia feminista, críticas a la Iglesia católica y permisivismo moral, que exhibe como señas de identidad de mujer liberada. Con lo que ella misma define como “invencible frivolidad”, compagina su rechazo al capitalismo americano y sus simpatías marxistas con el hecho de ser actualmente ciudadana de los EE.UU. y vivir en San Francisco en una casa nada proletaria. Quizá confíe en que, al mostrarse simpática, no se aprecie tanto la falta de coherencia de sus actitudes vitales y su forma parcial e interesada de reflejarlas, buscando ante todo el impacto comercial.

Pilar de Cecilia