Memorias

Adolfo Bioy Casares

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Tusquets. Barcelona (1994). 197 págs. 1.700 ptas.

Desde una perspectiva serena y, a veces, divertida -“Yo tiendo a ver el lado cómico de la realidad”-, Bioy Casares cuenta en estas Memorias una selección de sus vivencias. Ni está entera su vida, ni está todo lo que le pasó en el tiempo que se acota. El autor se ciñe a tres temas: la niñez y el ansioso despertar de la adolescencia, parte de su trayectoria literaria y su familia. Bioy adopta el tono elegante y distanciado de un rico estanciero, como fue su padre y él mismo, y en 32 breves secuencias alterna relatos e impresiones sobre esos tres aspectos.

Pero el resultado se palpa incompleto. Posiblemente, también el autor lo debió de ver así porque al final del libro añade dos breves bloques que parecen de compromiso. Se echa de menos más información sobre sus relaciones literarias con Borges, de las que sólo se dan unos ligeros apuntes, y con su cuñada, Victoria Ocampo, una de las grandes animadoras de la cultura argentina. Las mismas carencias se dan al hablar sobre la situación política y cultural en Argentina.

Aunque no sea una de las mejores obras de Bioy Casares, el lector puede disfrutar con un estilo espléndido y con una manera “compasiva” de enfocar la historia: “dada nuestra índole todos debiéramos ser modestos”.

Pedro L. López Algora

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares