Medios de conspiración social

Juan José García-Noblejas

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

EUNSA. Pamplona (1998). 144 págs. 1.950 ptas.

Bajo un título que inspira de entrada poca confianza en los medios de comunicación, García-Noblejas (Poética del texto audiovisual, Comunicación y mundos posibles) aboga en este libro por una auténtica toma de responsabilidad por parte de los profesionales de la comunicación. Como explica desde las primeras páginas, la “conspiración” no es otra cosa que “respirar juntos, aspirar unidos a un mismo fin”. O, dicho de otro modo, el papel de los media no debe salirse de la sociedad en que se desenvuelven; “no se puede estar dentro de las profesiones de comunicación y fuera de la sociedad al mismo tiempo. (…) Parece llegada la ocasión de hablar, al menos, con ellos. Y eso es ya comenzar a conspirar: hacer mundo juntos”.

García-Noblejas, profesor de Epistemología y de Escritura para Cine y Televisión en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, propone, con un sentido del humor peculiar, el ejemplo del pelotari y su botillero. Ambos se involucran en el juego; ambos se la juegan por igual en el frontón, uno golpeando la pelota, el otro dando constantes indicaciones al primero. Lógicamente, el botillero de la sociedad son los profesionales de la comunicación (periodistas, publicistas, creadores de ficciones, etc.), a quienes el autor pone en la tesitura de “dar de sí” a la sociedad, meterse en ella, hacer comunicación desde ella. Para rematar y concretar, García-Noblejas desentierra el hacha de guerra contra la “objetividad” en las labores de comunicación; no se pueden quedar fuera de los problemas del hombre y la sociedad, se tiene que estar de parte de aquellos seres con los que se convive, a los que se sirve con el periodismo, la publicidad, las producciones audiovisuales, etc.

Siguiendo en este tipo de argumentación, el libro propone pasar de mass media (leviatanes paternalistas en el mejor de los casos) a community media, espacios creadores de valores donde las personas (no ya los consumidores) puedan reconocerse como comunidad, juego de suma positiva y espacio común donde todos puedan aportar de sí y de lo suyo. Por tanto, los medios de comunicación (medios precisamente, dirigidos al fin de esta conspiración social) deben mostrar los símbolos que integran la vida y la base antropológica de su cultura y de su tiempo. Así, el autor denuncia la actual tendencia en las empresas de comunicación a convertir toda la actividad profesional en mera técnica, y en concreto al ámbito de las denominadas “nuevas tecnologías”, donde los perfiles profesionales que más se demandan corresponden exclusivamente a informáticos y programadores. Con ello, se relega a los profesionales de la comunicación, como si no pudiesen aportar en estas tecnologías un decisivo enfoque social, antropológico y simbólico. En esta línea, advierte sobre la ceguera que produce el mercantilismo, las acciones (reacciones) a corto plazo, rentables, tecnicistas, que vienen de un enfoque competitivo, y no conspirador.

El libro, que a cada párrafo se inunda con referencias a diversos investigadores de la comunicación, hilvana, a fin de cuentas, un sencillo discurso que resume de vez en cuando el autor con una etimología: lo correcto es lo corregido. El reto para los comunicadores y para el público se lee en un peculiar encuentro. Filosofando con el lenguaje y con un fresco dar la vuelta a las situaciones, Juan José García-Noblejas sorprende con palabras que suenan nuevas.

José María Sánchez Galera

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares