Me llamo Rojo

TÍTULO ORIGINALBenim Adim Kirmizi

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (2003). 564 págs. 21,95 €. Traducción: Rafael Carpintero.

Orhan Pamuk (Estambul, 1952) es autor de ocho novelas entre las que destacan El libro negro (1990), El astrólogo y el sultán (1991) y La vida nueva (1994). En Me llamo Rojo, que obtuvo el premio IMPAC de Dublín a la mejor novela de 2002, la acción se sitúa en el siglo XVI, cuando comienza a declinar el esplendor del imperio otomano. El sultán quiere ser retratado al estilo de los pintores de Occidente, pretensión que choca con la tradición árabe y musulmana, que prohíbe el retrato; para ello encarga a un maestro ilustrador y a cuatro artistas la realización secreta de un libro en el cual aparezca su efigie y también imágenes nunca antes pintadas. La obra arranca con el asesinato de uno de los ilustradores de la obra. A partir de este punto, la novela se adentra en la comparación del arte y la vida de la sociedad turca, islamista y tradicionalista, con la occidental en pleno Renacimiento.

En esta novela son los personajes los que van explicando la historia. Cada uno aporta su visión y entre todos consiguen hacer avanzar la trama que transcurre, de forma lenta y pausada, entre descripciones abundantes, tanto de ilustraciones como de hechos, situaciones y paisajes. Muy al estilo de los cuentistas orientales, su prosa no escatima los detalles, a veces cargados de un fuerte componente sexual, bastante explícitos en algunos pasajes, sobre todo cuando, a lo largo de la narración, se va explicando las costumbres licenciosas de los pintores en los talleres del sultán, o de los ilustradores en los cafés, o de los amores de los protagonistas. En la novela subyace una cierta crítica al fundamentalismo y a sus consecuencias a través de la comparación entre el tradicionalismo islámico y la creciente influencia de los valores de la sociedad occidental del momento.

Me llamo Rojo es una gran novela tanto por su originalidad como por el tratamiento de los recursos narrativos, que sumerge al lector en el ambiente de Estambul en el siglo XVI, manteniendo con maestría la intriga hasta el final.

Gervasio Fernández

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares