81INi45l8LL

Más allá de la muerte de Dios. La fe ante la prueba de la duda

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALOltre la morte di Dio. La fede alla prova del dubio

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2018)

Nº PÁGINAS224 págs.

PRECIO PAPEL16,90 €

Son numerosas las referencias a Padres de la Iglesia y autores de nuestro tiempo que contiene este ensayo teológico del acreditado docente y conferenciante Robert Cheaib. El hilo conductor es una exégesis de la figura bíblica de Moisés como anticipación de Cristo. El modo como lo introduce es a través del aparente fracaso del hombre de fe ante los problemas del sufrimiento, la muerte o el desiderium naturale de Dios no colmado.

Dar como respuesta a estas dificultades la muerte de Dios, proclamada en nuestro tiempo, no pasa de ser una pseudorrespuesta, porque no solo deja intactos aquellos enigmas, sino que los convierte en un sinsentido, aunque insuprimible. La alternativa está en proyectar sobre ellos la palabra revelada, asumiéndolos y atravesándolos, en este caso desde el arquetipo de Moisés. Es lo que propone el ensayista italiano de origen libanés, que no pretende explicar a Dios como una respuesta a los interrogantes del hombre, sino a la inversa: horadarlos y transformarlos con los destellos de la luz revelada, alumbrando la perplejidad del hombre de hoy ante el misterio de Dios.

Los sucesos que narra el Éxodo, como la prolongada opresión de los hebreos por los egipcios, el drama de la travesía por el desierto o el episodio de la zarza –el matorral más estéril y dañino– ardiendo, son, entre otros, lugares donde se muestra Yahvé vaciado de toda respuesta al modo humano, en la debilidad suma del anonadamiento, como solo puede hacerlo la omnipotencia divina. Pero es así como el silencio divino deja actuar al hombre, desvelando su presencia continuada junto a quienes sufren solo al final de la trama, explica Cheaib.

Del mismo modo, Dios reitera su alianza y salva a su pueblo valiéndose de un pobre cesto abandonado en el Nilo y por la acción de la madre del niño, la hermana y la hija del Faraón. Se pueden entrever las analogías con el nacimiento de Jesús en un pesebre. Pero la exégesis en la que más abunda el autor es la del paso de Dios ante Moisés, de modo que no pueda este mirarle de frente, como si se tratara de un espectáculo, sino más bien hablarle y seguirle quedándose siempre detrás, lo que evoca el tránsito de Dios como un viento suave ante el profeta Elías.

Es así como se ha de conducir el hombre ante el enigma divino, que parece escapar al hombre, puesto que Dios no es un objeto o cosa que se percibe; concebirlo de otro modo eliminaría la actitud de búsqueda que se espera del hombre. Es otro modo de subrayar cómo Dios deja en manos del ser humano la respuesta operativa frente a los problemas y sufrimientos remediables, sin suprimir los interrogantes de la razón.

Un comentario

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.