Margarita, está linda la mar

Sergio Ramírez

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (1998). 373 págs. 2.900 ptas.

Margarita Debayle quedó inmortalizada en el poema que Rubén Darío le dedicó siendo una niña. Años después, su hermana Salvadora se casaría con el dictador Anastasio Somoza. Así, la una por la poesía y la otra por la política, ambas quedarían ligadas a la historia de Nicaragua a lo largo del siglo XX. Sobre esta doble perspectiva de la cultura y el poder, desarrolla Sergio Ramírez el argumento de la novela con la que ha obtenido el premio Alfaguara 1998. En este caso, el argumento se centra en la preparación y ejecución del atentado que en 1956 costó la vida al presidente Somoza.

Escritor y Vicepresidente de la República durante el gobierno del Frente Sandinista, Ramírez deja transparentar su orientación ideológica. Como recurso para aligerar esta carga política, aparecen descripciones ambientales y costumbristas bien logradas. Pero no consigue fundir poesía y revolución en el encadenamiento estético-moral que parecía pretender. Esto no impide que logre éxitos parciales con algunos episodios, aunque a otros les sobre violencia o desgarro erótico.

Pilar de Cecilia