Mapas para amantes perdidos

TÍTULO ORIGINALMaps for Lost Lovers

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alfaguara. Madrid (2005). 490 págs. 23 €. Traducción: Cecilia Ceriani.

Chanda y Jugnu son dos amantes musulmanes que han desaparecido de la comunidad paquistaní asentada en Inglaterra. La investigación policial apunta a un posible arreglo de cuentas familiar como venganza por el escandaloso concubinato en que vivían los protagonistas. El escándalo y la desaparición de los jóvenes son el detonante para que todos los personajes de la novela mediten acerca de sus relaciones con los desaparecidos y profundicen en su conciencia de creyentes musulmanes.

Llama la atención el estilo original, en ocasiones excesivamente formal, y la capacidad de Aslam para narrar de forma detallada los pensamientos, recuerdos y diálogos de los personajes que fluyen unidos a lo largo de la trama y que a menudo son difíciles de distinguir. Sin embargo, muchos de sus pasajes resultan atractivos al mostrar la prosa su lado más poético: la presencia de fenómenos de la naturaleza, o de curiosas mariposas, o de hechos triviales como el sonido del teléfono o el paisaje de una calle…

Se le puede reprochar al autor su excesivo celo por condenar aquellas creencias que fundan un estilo de vida y una forma de pensar.

En ocasiones, los comentarios acerca del islam, con sus dosis de razón, son corrosivos y superficiales. Los personajes creyentes son poco menos que tullidos intelectuales y propensos a una visión triste y agobiante de la vida, incapaces de saber en qué consiste el amor. Similar es el trato que reciben los personajes de origen europeo, a los que se presenta como incapaces de entender una cultura ajena a la occidental. Esta visión crítica deja un regusto amargo en el lector, a pesar del atractivo estilístico de la novela.

José María Fernández Fuentes

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares