Madrid, once de marzo. Poemas para el recuerdo

Varios Autores

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Pre-Textos. Valencia (2004). 188 págs. 11 €.

Esta antología en la que participan 90 autores, nació por iniciativa de la librería Rafael Alberti de Madrid con el objetivo de “homenajear a las víctimas y a sus familiares”. Han participado en ella poetas de todas las generaciones y tendencias, y de las cuatro lenguas oficiales, para mostrar que, en unos momentos tan dolorosos, la unidad y la concordia han de estar por encima de cualquier diferencia. Los beneficios de la venta se destinan a la Fundación Víctimas del Terrorismo.

El lector se encuentra con una variada muestra de versos que ofrecen diferentes perspectivas del dolor. Todos constatan la sorpresa incomprensible de la muerte. Y una lección muy simple: “el mal existe”. Pero cada autor lo refleja a su modo, con su estilo, con su personal manera de entender los acontecimientos. Por eso, la antología viene a ser también un buen reflejo de la actual pluralidad poética.

Aunque el panorama es amplio, destacan algunas voces: la concisión de Amalia Bautista; el tono meditativo de Dionisio Cañas, Ignacio Chao o José Ángel Cilleruelo; la misteriosa cercanía de la muerte en Miguel D’Ors; el impacto de aquel día de José Ignacio Foronda; los objetos abandonados que nos hablan de sus dueños en los poemas de Pablo García Casado y Pedro Sevilla; la imitación de Blas de Otero que hace Antonio Jiménez Millán; la sorprendente elegía de los nombres de Guillermo López Gallego; el dolor en primera persona de Eduardo Jordá; la voz del ejecutor, en Benjamín Pardo; o la sentida invocación religiosa de Enrique García-Máiquez y Pedro Antonio Urbina. En definitiva, un libro para no olvidar la frágil condición humana.

Pedro L. López Algora