Más fuego, más viento

TÍTULO ORIGINALPiù foco, più vento

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Seix Barral. Barcelona (2003). 221 págs. 15 €. Traducción: Guadalupe Ramírez.

La última obra de Susanna Tamaro es difícil de clasificar: está a caballo entre lo ficticio y lo autobiográfico; entre lo literario y ese otro subgénero tan popular en los últimos tiempos que es el libro de autoayuda. Más fuego, más viento reúne un conjunto de cartas escritas a una destinataria imaginaria, una joven de 22 años inmersa en una crisis existencial tras la muerte de su padre y que busca respuestas para reorientar su vida. La autora de las cartas es la propia Tamaro.

La figura de la destinataria es una mera excusa para el despliegue del pensamiento de la autora, que, en la línea de sus anteriores obras, parte de la fe cristiana como apoyo para la superación de los males que detecta en la sociedad contemporánea: el hedonismo, la violencia, la superficialidad, el mismo aburrimiento. Y el periodo que abarca la correspondencia, un año, sirve como referente para el contenido de las cartas: el otoño o las vacaciones de verano, la Navidad o la Pascua, el día de la Liberación en Italia o un paseo entre los árboles son el punto de partida para las reflexiones de la autora sobre su propia vida, desde la que espera iluminar la existencia de la joven.

Todas las cartas están atravesadas por un planteamiento optimista aun frente a la evidencia del horror del mundo, y es ese tono el mayor logro de la autora. El libro no es una joya literaria ni un profundo ensayo filosófico o religioso (cada carta ocupa unas dos páginas), pero la autora tampoco lo pretende. Lo que sí consigue es reunir algunos puntos para la reflexión y transmitir un mensaje esperanzador: la capacidad del ser humano para enmendar el mundo, una vez que ha aprendido a enmendarse a sí mismo.

Esther de Prado Francia