lugarescom

Lugares comunes

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNMadrid (2021)

Nº PÁGINAS88 págs.

PRECIO PAPEL12 €

GÉNERO

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La poesía no es un gremio cerrado; basta con repasar un poco la historia de la literatura universal para comprobarlo. Ricardo Calleja es doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de Ética Empresarial del IESE. El título del libro expresa bien el contenido, bastante pegado a la realidad cotidiana, con diversos enfoques.

“Tópicos”, la primera parte del poemario, consta de dieciocho poemas, más bien breves, algunos incluso casi a modo de greguería (“Las palmeras son / fuegos artificiales / en pleno día”). Se ofrece al lector una mirada serena y un tanto irónica de la realidad con sus paradojas, pero con una invitación a vivir amorosamente.

La descripción de la naturaleza –frecuente en todo el poemario–, se intensifica en “Sitios”, la segunda parte del texto, formada por catorce poemas. Aquí son más extensos que en la anterior, pues se recrean o rememoran sucesos vividos por el autor en Madrid, Roma, la hacienda de los parientes uruguayos, Nueva York, Barcelona…, por lo que el tono general es más descriptivo y objetivo, aunque tampoco faltan toques de humor.

El poemario se cierra con la tercera parte, “Comuniones”, con doce poemas. Siguen las referencias personales, pero con un tono más íntimo. Hay varios poemas a modo de glosas de textos y de pasajes bíblicos, como las bodas de Caná o el beso traidor de Judas Iscariote, y otro inspirado en un descendimiento de Rubens, por poner algún ejemplo. Resulta especialmente impactante La última ola, intenso poema escrito a raíz de la muerte del padre del autor, a cuya memoria dedica el libro.

Con un lenguaje claro, poco hermético en general, y con un ritmo en el que juegan un papel destacado las anáforas y las rimas –sobre todo asonantes–, tanto internas como a final de verso –recursos que aminoran cierta tendencia al prosaísmo–, se nos invita a reflexionar, a recordar con serenidad, con gratitud, y a mirar hacia adelante, con lucidez y esperanza.