Los mundos y los días. Poesía 1972-1998

Los mundos y los días. Poesía 1972-1998

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Luis Alberto de Cuenca Visor. Madrid (1999). 316 págs. 1.800 ptas.

Luis Alberto de Cuenca (Madrid, 1950), investigador del CSIC y director de la Biblioteca Nacional, es uno de las poetas españoles más célebres hoy. Este poemario reúne su poesía completa.

Sus primeros libros, Elsinore y Scholia, muestran un culturalismo recargadísimo, apreciable hasta en los títulos, y ocupan una representación menor en el conjunto de su obra. La caja de plata (1985) señala la ruptura con el culturalismo anterior. Los temas y las referencias literarias son los mismos, pero cambia por completo el tono. El poema se vuelve claro, abierto y muchas veces divertido, fruto de una afortunada mezcla de lengua culta y lengua coloquial. Luis Alberto de Cuenca convierte lo cotidiano en materia poética y, al contrario, vuelve cotidiana cualquier mitología. De ahí en adelante ese será su tono habitual. El otro sueño (1987) insiste en sus temas de siempre: amor, humor, literatura.

Nuevamente los temas reaparecen en El hacha y la rosa (1993), pero se empieza a observar una reinterpretación más contenida de la literatura y una mayor interiorización de la poesía. Ahora la voz del poeta se vuelve más cercana, y también más dolorida. Por fuertes y fronteras (1996) es su libro más íntimo. Su voz es más directa, los recursos literarios esconden menos su sentimiento.

Los poemas que anticipan su último libro, El bosque y otros poemas (1997), ofrecen la intensidad de unos versos sinceros que, en ningún caso, renuncian a la literatura, quizá la única forma de vida verdadera para su autor.

Los mundos y los días es, en suma, un libro que el lector habitual de poesía agradecerá. La personal voz de Luis Alberto de Cuenca sobresale en el panorama poético español.

Puede decirse que su obra contribuyó al cambio de rumbo de la poesía de los setenta y que abrió un camino propio, el hoy conocido como poesía de la experiencia.

Pedro L López Algora