Llévame contigo

TÍTULO ORIGINALMishehu larutz itó

GÉNERO

Seix Barral. Barcelona (2002). 541 págs. 20 €. Traducción: Ana María Bejarano.

Quien haya leído una novela previa del autor titulada Chico Zig-Zag, seguramente la recordará como una historia simpática que gustaba sin convencer: todo era demasiado singular, todo sucedía de modo muy artificioso. Ocurre algo parecido en este relato con hilos argumentales que acaban anudándose al final: el de Asaf, un chico grande y torpe que debe buscar al dueño de una perra perdida; y el de Tamar, una chica que se infiltra dentro de un montaje de artistas callejeros donde tienen atrapado a su hermano drogadicto.

Grossman sabe meterse dentro del mundo interior del tímido Asaf, dibuja bien ambientes y los rasgos de algunos personajes atractivos, tiene párrafos certeros… Pero la narración chirría cuando a cada instante se llena de pensamientos y sentimientos de unos protagonistas cuya evolución psicológica es poco creíble, cuando aparecen personajes o suceden coincidencias que resuelven los problemas en el momento apropiado. Además, la complejidad estructural del relato parece también urdida para colar sus inverosimilitudes. A pesar de todo la historia interesa: una vez arrancada, enseguida prende la mecha de saber cómo termina; los escenarios y algunos tipos humanos son poco habituales y tienen densidad; Grossman no recurre a los golpes bajos tan comunes en las novelas de adolescentes.

Luis Daniel González

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares