Las profecías no se cumplieron

Amando de Miguel

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Nobel. Oviedo (2001). 270 págs. 2.350 ptas.

Estamos tan atentos a las previsiones de los futurólogos que rara vez nos acordamos de comprobar si se cumplieron las que hicieron en el pasado. El sociólogo Amando de Miguel se ha parado a analizar los pronósticos (demográficos, económicos, tecnológicos…) que se formularon para el cambio de siglo, y asombra comprobar el cúmulo de errores que se cometieron. Lo excepcional es el acierto.

Amando de Miguel señala las razones por las que suelen equivocarse los oráculos sociales (incluido él mismo): por confundir la realidad con los deseos (wishful thinking); por ignorancia del pasado; por atender solo a los conocimientos de su profesión; por una confianza desproporcionada en que el cambio técnico y científico transforma la sociedad; por olvidar que hay un buen trecho entre un descubrimiento científico, su aplicación técnica y su aprovechamiento comercial. Todo esto contribuye a que el cambio social sea más suave de lo que suponen todos los que anuncian “revoluciones”.

Pero a la hora de desarrollar estas ideas en los distintos sectores, el libro revela sus limitaciones. En varios capítulos solo se refiere a España, cuando algunos temas, como las previsiones de población mundial, podrían dar lugar a recordar gloriosas equivocaciones. En otros casos mezcla previsiones de informes y autores que fueron importantes en su día (Hudson Institute, Global 2000, Club de Roma, Alvin Toffler…) con otras anticipaciones de tercera fila en semanarios. Además, el libro se alarga con algunos capítulos de relleno, que parecen aprovechar otros estudios del autor. En consecuencia, si bien se aprende a mirar con precaución las predicciones, las expectativas que levanta el libro no se cumplen al terminar la lectura.

Ignacio Aréchaga

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares