La vida en blanco

Juan Pedro Aparicio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Menoscuarto. Palencia (2005). 180 págs. 14 €.

Juan Pedro Aparicio (1941) es uno de esos escritores leoneses que cuando les da por el relato breve parece que no hubieran hecho otra cosa en su vida. ¿Qué tiene León que parece casi la capital del cuento? Desde el maestro Antonio Pereira, pasando por Luis Mateo Díez, José María Merino y Julio Llamazares, llegamos a Aparicio, quien en un breve prólogo relata cómo comenzó con el cuento su carrera de escritor, para abandonarlo después por la novela. Pero el regreso era inevitable, y recopila en estas páginas relatos que abarcan desde los años sesenta del pasado siglo hasta el 2004. Algunos pertenecen a la moda del microrrelato, y no son los mejores: porque donde de verdad se aprecia la veteranía del autor es en los largos.

Piensa Aparicio que los cuentos más antiguos han resistido la oxidación del tiempo, y tiene razón. En ellos asoma tenuemente esa veta (tan leonesa también) de apertura hacia lo maravilloso. En los más recientes, la actualidad puede marcar demasiado su futuro, pero podemos disfrutar de su presente. El conjunto, con algunos decaimientos inevitables, resulta notable.

Comparte Aparicio con Pereira su buen oído para las historias orales y una magnífica puesta en escena de personajes y ambientes. A menudo, un arranque original llama tanto la atención que ya no es posible dejar la lectura: es una mezcla de confianza en el lector, truco oratorio y sumario periodístico. De ahí la historia fluye con naturalidad, anclada en las raíces de la verosimilitud gracias a la habilidad inicial del narrador. También los diálogos contribuyen a palpar mejor el ambiente, como en el caso del mejor relato del conjunto, titulado “Juicio Final”.

La editorial palentina Menoscuarto, en su colección “Reloj de arena” (dirigida por todo un experto: Fernando Valls) ha editado ya cuentos de Aldecoa, Quiroga y Calcedo. Con Juan Pedro Aparicio su catálogo recupera a uno de sus cultivadores más simpáticos.

Pedro de Miguel

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares