La traducción

Pablo De Santis

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Destino. Barcelona (1999). 204 págs. 1.900 ptas.

El éxito de crítica que logró Pablo De Santis con Filosofía y Letras (ver servicio 108/98) queda ahora revalidado por esta nueva obra. Escrita anteriormente, La traducción muestra definitivamente cuáles son las preferencias del joven escritor (Buenos Aires, 1963): elaborar una trama policiaca en torno al mundo de las letras y especular a través de los hechos sobre el sentido metafísico del lenguaje.

Miguel De Blast, traductor de obras científicas, narra los acontecimientos que sucedieron durante un congreso de traductores celebrado en Puerto Esfinge, un pueblo imaginario de la Argentina austral. El protagonista coincide con antiguos conocidos entre los que se encuentran una antigua amante, que ahora viene acompañada de otro traductor, colega en otro tiempo de Miguel y con quien aún mantiene una fuerte rivalidad. El segundo día del congreso aparece muerto un participante; todas las pistas apuntan a un suicidio, pero luego se produce otra muerte imprevisible y otro participante es salvado in extremis. Una extraña característica une los tres sucesos: bajo las lenguas de las víctimas se encuentra una antigua moneda de níquel, lo que hace pensar en la paga del mítico barquero Caronte por trasladar a los muertos al Hades.

Para ambientar su novela y llevar al lector hacia donde desea, De Santis no desdeña incluir cualquier material que le sirva a sus propósitos: el hotel inacabado, la epidemia de lobos marinos que aparecen muertos en las negras playas de una ciudad casi fantasma, el viento omnipresente, el faro abandonado que guarda su propia leyenda, etc. Pero la capacidad fabuladora del autor se pone sobre todo al servicio de unos acontecimientos de gran intensidad, que discurren sin circunloquios. Esta clara línea argumental es lo que dota de fuerza a una narración muy ágil donde cada situación o personaje tiene una concreta función, nunca superflua.

La traducción es una novela sobre el poder creador de la palabra, sobre la realidad escondida en todos los idiomas, traducciones de aquel original previo a la Torre de Babel. De Santis se muestra un maestro de la sugerencia, de la frase enigmática, porque el misterio sólo puede entreverse y la lógica no siempre funciona. Se agradece por eso que el autor escriba con un lenguaje conciso y sobrio, de gran claridad.

Pablo de Santiago