Friedrich Dürrenmatt, La sospecha

La sospecha

EDITORIAL

TÍTULO ORIGINALDer Verdacht

CIUDAD Y AÑO DE EDICIÓNBarcelona (2021)

Nº PÁGINAS224 págs.

PRECIO PAPEL18 €

PRECIO DIGITAL9,99 €

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se cumple este año el centenario del escritor suizo Friedrich Dürrenmatt (1921-1990), que fue además pintor y guionista de cine. Estudió Literatura y Filosofía, y comenzó a ser conocido a partir de 1947, tras el estreno de su primera obra dramática, Está escrito, que provocó un sonoro escándalo. Muchas de sus obras teatrales han tenido éxito internacional, como La visita de la vieja dama y Los físicos. Además, es conocido por sus novelas, algunas de corte policiaco.

Con motivo de su centenario, la editorial Tusquets ha reeditado dos de sus novelas más leídas, El juez y su verdugo (1952) y La sospecha (1953). Las dos tienen como protagonista al comisario Hans Bärlach, un simpático suizo afincado y orgulloso de Berna.

La sospecha corresponde a un primer periodo estilístico del autor, que se caracteriza por el realismo en la ambientación y en los personajes, y por el recurso a los temas de suspense policiaco, que suelen desarrollar posturas éticas y existenciales ante cuestiones como la verdad, la justicia o la dicotomía entre el bien y el mal. No obstante, en algunos de sus personajes y situaciones, Dürrenmatt deja ya entrever ciertos rasgos de esperpento y delirio, característicos de las novelas de su último periodo.

En La sospecha, el comisario Bärlach, próximo a su jubilación, está ingresado en un hospital, físicamente indefenso pero moralmente lleno de vigor, apasionado y con todos los prejuicios profesionales de un buen policía. En esas circunstancias, no puede evitar una arriesgada investigación que tiene su origen en una fotografía de la revista Life. Desde su cama del hospital, Bärlach sospecha reconocer en ella al tristemente célebre doctor Nehle, un sanguinario colaborador de los nazis en varios campos de exterminio durante la pasada guerra mundial que podría ser el actual director de una clínica privada suiza.

La sugestiva e intrigante trama, llevada a cabo de una manera muy original, adquiere progresivamente mayor tensión. La novela deja en evidencia la catadura moral de algunos personajes, descaradamente escépticos, que bajo su concepción de la vida han sido y son capaces de conductas monstruosas. “¿En qué cree usted, comisario?”, es la pregunta clave del doctor criminal al casi moribundo policía.

En la grisácea y tibia Suiza de la posguerra, entre las frías perspectivas capitalistas que dirimen aquel mundo social, surge sin embargo un pequeño puñado de personajes como Bärlach que, llenos de valor y de positivas razones, se enfrentan con sus escasas y limitadas fuerzas a la potente presencia del mal.

“Combatir la inhumanidad en todas sus formas y bajo cualquier circunstancia”: este es el encargo que Dürrenmatt ha hecho al comisario Bärlach y que tiene lugar de manera muy especial en esta novela policiaca, que no ha perdido vigencia.

 


Versión actualizada de la reseña publicada el 15-05-1996 sobre la edición de Tusquets, 1996, del mismo traductor.