La sexualité selon Jean-Paul II

Yves Semen

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Presses de la Renaissance. París (2004). 230 págs. 17 €.

Tras la muerte de Juan Pablo II, al hacer balance del pontificado y destacar sus muchos aciertos, no ha faltado a menudo el reproche a su “conservadora moral sexual”. Quien lea este libro podrá descubrir que el pensamiento de Juan Pablo II sobre la sexualidad es profundamente fiel a la tradición de la Iglesia y, a la vez, valiente e innovador en su argumentación. El libro constituye un estudio riguroso, asequible y profundo sobre la teología del cuerpo y del amor matrimonial que el difunto Papa elaboró, una doctrina rica en intensidad y extensión.

Yves Semen es doctor en Filosofía, profesor en la Faculté Libre de Philosophie (IPC) de París y conferenciante de Ética social en Francia y Suiza. Presenta su estudio con un orden teológico a la par que pedagógico. Comienza con una aproximación a la pastoral y a las publicaciones de Karol Wojtyla sobre el amor conyugal: “El taller del orfebre”, “Amor y responsabilidad”. Su fuente es el conocido biógrafo George Weigel.

El autor elabora una síntesis que toca todos los contenidos que la teología reparte en variadas disciplinas, pero que la enseñanza del Papa muestra en claro entrelazamiento. Así, la teología del cuerpo, el matrimonio, la virginidad, la castidad, son los temas basilares del libro.

Semen ordena linealmente el discurso circular de Juan Pablo II. El orden de los capítulos está marcado por la propia historia de la salvación: esto lo constituye en -casi- un relato, en el que desde los orígenes (“Génesis”), atravesamos las etapas diversas (pecado, redención) hasta llegar a un desenlace de promesa (la Eucaristía y la bodas del Cordero). Desde el “Génesis” a las Cartas paulinas, el trayecto se canaliza con citas de Juan Pablo II, explicaciones de diversas herejías antiguas sobre concepciones erróneas del cuerpo, y las aclaración pertinentes de santo Tomás o san Agustín o el propio Juan Pablo II.

Tiene el acierto de presentar la “Humanae vitae” como el precedente sólido de la teología sobre matrimonio y sexualidad en Juan Pablo II, teología que califica de inédita. Inédita por su optimismo realista -confianza en el amor divino y en la gracia de Dios-, por el contenido y el modo de abordarlo, por ser el primer pontífice que elabora una teología del cuerpo. De este modo demuestra que el discurso de la Iglesia sobre la sexualidad y el amor no se resume en un catálogo de prohibiciones. El autor quiere acercar al gran público la doctrina papal sin que ésta pierda un ápice de su radicalidad, optimismo y vigor. Objetivo conseguido.

Patricia Morodo

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares